Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Argentina

La mina de plata Martha, que opera Coeur D’Alenne cerca de Gregores, culmina su vida útil y comienza la etapa de cierre definitivo, un proceso totalmente novedoso en Santa Cruz.

06 de Agosto de 2012.- Esta semana, recorrió los diarios locales y nacionales la noticia de que Mina Martha finalizaba su actividad y que sería cerrada definitivamente en el mes de octubre de este año. En realidad, la noticia no es nueva. Ya en 2010 se sabía que el yacimiento había comenzado a presentar costos muy altos para justificar la continuidad de la explotación, y que las inversiones en exploración no habían dado los resultados esperados.

Mina Martha está ubicada a unos 60 kilómetros al norte de Gobernador Gregores. Su titular es Coeur D’Alene Mines, compañía de origen estadounidense que opera también la mina de plata San Bartolomé (Bolivia), la de oro y plata Palmarejo (México) y la de oro Kensington (Alaska).

Luego de 8 años de producción y poco más de 10 de presencia en Santa Cruz, la minera comenzó el proceso de cierre de su proyecto.

En 2010 la empresa había comenzado tratativas con vistas a la venta del yacimiento, que cuenta con una planta de proceso inaugurada en 2008, a la también canadiense Pan American Silver y también con Andean Resources, la australiana que por entonces aún era titular del proyecto Cerro Negro (que luego vendió a Goldcorp), pero no se logró un acuerdo satisfactorio, especialmente porque Coeur fijó un valor de transacción muy por encima de lo que sus posibles compradores estaban dispuestos a abonar.

El proyecto Mina Martha se caracterizó por ser un yacimiento con la más alta ley de plata de la historia moderna, ya que su veta principal, si bien no era demasiado extensa, presentaba una cantidad de ese metal muy superior a la de otros prospectos de la región. Coeur, por lo tanto, se abocó a la explotación de la veta principal, dejando de lado el resto del terreno, que también contiene vetas de plata, pero con leyes minerales menores. Hoy, esa veta principal está prácticamente agotada y los costos de producción la hacen poco atractiva para Coeur, en comparación con el estándar que maneja en sus otros proyectos internacionales.

“La riqueza mineral de Mina Martha fue tal -señaló en su momento el medio especializado Mining Press- que durante años fue procesada en la planta de Cerro Bayo, en Chile, a donde era transportada en camiones. La actual planta procesadora, con capacidad para 8 toneladas diarias de concentrado mediante un proceso de flotación de sulfuros, fue inaugurada en marzo de 2008. Su puesta en marcha hizo posible abandonar el modus operandi anterior y darle mayor valor agregado y productividad a la mina. El concentrado es fundido en México”.

En la declaración de impacto ambiental aprobada en 2004, el proyecto pautaba un horizonte productivo de 8 meses, que se fue ampliando con sucesivas exploraciones e inversiones hasta los diez años de producción que cumplió por estas fechas.

Proceso de cierre
Fuentes de la seccional provincial de la Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA), indicaron que este era un final esperado, habida cuenta de que ya en el inicio de la producción se sabía cuál era la fecha de finalización del proyecto. Los empleados de la planta -alrededor de 120 en su momento de mayor producción-, han ido reubicándose merced al trabajo del gremio en otros proyectos que operan en Santa Cruz, especialmente en Cerro Negro. Algunos de ellos se reinsertaron rápidamente, por cuanto tienen un alto grado de especialización, en tanto que otros reciben apoyo de la organización sindical para capacitarse y tener mejores perspectivas laborales.

A la fecha, desde AOMA se estima que prácticamente la totalidad de los mineros que aún están vinculados a la empresa, continuarán trabajando en otras minas. Los trabajos de cierre se cumplirán con el concurso de una pequeña porción del personal actual y se extenderán por varios meses, más allá del cierre productivo.

En su momento AOMA arribó a un ventajoso acuerdo con la empresa, que permitió que los trabajadores continuaran cobrando algunos adicionales productivos una importante indemnización y gozarán de obra social por seis meses, luego de la desvinculación o hasta su reinserción definitiva.
Las tareas de cierre implicarán la nivelación de taludes, cierre de galerías (que actualmente llegan a unos 180 metros de profundidad) y disposición de la planta de proceso que, por tratarse de una mina de plata, no utilizaba cianuro, sino por proceso de flotación de sulfuros.

Esta semana, la empresa y el gremio confirmaron a los empleados que aún laboran en el yacimiento el cierre definitivo de la operación. Sin embargo, Coeur D’Alene Mines no se iría de Santa Cruz puesto que sigue adelante con la exploración de su proyecto Joaquín -100 kilómetros al norte de Martha-, que comparte con Mirasol Resources.

Según se indicó a La Opinión Austral el ex secretario de Minería de la Provincia, hoy vocal de FOMICRUZ, Oscar Vera, Coeur presentó su plan de cierre en 2010 y desde entonces ha venido avanzando en ese sentido, por lo que aseguró que no es ninguna novedad el cierre, era algo que ya se sabía. Comentó que el plan de cierre presentado por la empresa, implica el aspecto social, el económico y el ambiental.

Sobre lo ambiental, Vera destacó que “la Secretaría hará las inspecciones y controles necesarios para verificar que se cumplimenten con cada una de las etapas que requiere la rehabilitación del terreno, que ha sido usado para la explotación minera”.

Javier Castro, titular de AOMA Santa Cruz, recordó hace pocos días que sigue en proceso de reubicar a los trabajadores mineros, que se está estaba llevando a cabo desde 2010, y recordó que en ese año se reubicó a 80 trabajadores que actualmente están prestando funciones en otros yacimientos “y es lo mismo que va a pasar ahora, ya que quedan unos 76 compañeros y estamos con las entrevistas de rigor, asegurando que el 99% siga trabajando”.

Etapa esperable
Por tratarse de explotación de recursos no renovables, el cierre de una mina es algo que no debe asombrar a nadie, pues se trata de la culminación lógica y esperable del proceso productivo. Puede demorarse más allá de las previsiones iniciales -como Cerro Vanguardia, que se suponía inicialmente que produciría hasta 2008, y hoy se espera que continúe mucho más allá de 2020-, pero en algún punto finalizará.

Mina Martha será la primera mina de metales preciosos que cierre en Santa Cruz. Todas las miradas apuntarán a verificar que ese cierre se produzca de acuerdo a las normas vigentes y lo aprobado por la autoridad minera. Fue la segunda en construirse en Santa Cruz y tuvo muy poca presencia en la vida y desarrollo de Gobernador Gregores, lo que ha sido criticado muchas veces por el intendente local, Juan Vázquez, y por la propia industria (algo que abordaremos en otra oportunidad en este mismo espacio).

Hasta el momento el proceso de cierre se viene cumpliendo con normalidad, y en este punto hay que destacar la presencia gremial, que en lugar de iniciar acciones intempestivas y oponerse a lo inevitable asumió desde el inicio un proceso de negociaciones, para asegurar que los trabajadores mineros continúen ocupados en otros emprendimientos, aprovechando así la experiencia ganada.

Porque en definitiva es una mina lo que se cierra, pero la minería continúa por mucho más tiempo. (AIMSA-Santa Cruz)

Prensa Libre
Portal Minero