Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

La decisión desató una serie de reacciones en todos los frentes. Mientras los ambientalistas valoran la decisión, el empresario brasileño Eike Batista y la alemana E.ON evalúan la continuidad de negocios en Chile. En tanto, la SONAMI lamentó el fallo en contra de la Central indicando que esto impactará negativamente en el futuro desarrollo del país y en particular de la minería.


29 de Agosto de 2012.- En un fallo irrevocable, la Tercera Sala de la Corte Suprema rechazó la construcción de la Central Castilla, al acoger de manera unánime el recurso presentado por comunidades contrarias a la Termoeléctrica que se ubicaría en la Región de Atacama, además de revocar las Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA) de las centrales y el puerto que involucra.

La decisión dejó sin efecto además, el fallo anterior de la Corte de Apelaciones de Antofagasta, que rechazaba una acción cautelar en contra de la central. De igual modo, se indicó que la compañía debía presentar un único Estudio de Impacto Ambiental (EIA) para la central y el puerto Castilla.


Por medio de un escueto comunicado, el grupo eléctrico de Brasil MPX y su socio alemán E.On enfatizaron que el proyecto de Central y Puerto Castilla cumple plenamente con la normativa ambiental vigente. En el documento y tras conocer el fallo de la Tercera Sala de la Corte Suprema, indicaron que "a la luz de la decisión de la Corte Suprema, las compañías reevaluarán su estrategia de negocios en Chile".

Señalaron además, que "lamentan la decisión del máximo tribunal y reiteran su convicción de que ambas iniciativas fueron evaluadas correctamente y sometidas a las máximas exigencias ambientales vigentes".

La Central generaría 2.700 megawats, una cantidad similar a la de HidroAysén, y tiene un costo total estimado de US$ 5.000 millones.

Portal Minero