Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Argentina

Buenos Aires también ha sondeado a otros gigantes como las estadounidenses Exxon y Chevron, y a las grandes fortunas trasandinas, como los Bulgheroni y la familia Eurnekian.

30 de Agosto de 2012. Crece la tensión en torno a YPF, la filial argentina de Repsol expropiada en abril. Tras una primera oleada de pleitos lanzada por Repsol contra la expropiación, Argentina ha emprendido una carrera para buscar socios alternativos para YPF y ha sondeado a gigantes petroleros norteamericanos como Exxon y Chevron, al chino Sinopec, y a las grandes fortunas locales, como los Bulgheroni y la familia Eurnekian.

Durante estos días, las quinielas sobre posibles candidatos se suceden. Ocurre justo antes de que la nueva YPF, con Miguel Galuccio como primer ejecutivo, presente el nuevo plan estratégico de la compañía tras sus primeros cien días de mandato.

Algunas fuentes apuntan a que el deseo de Galuccio es intentar presentar ante la comunidad internacional el nuevo plan -previsto para finales de esta semana- en paralelo al anuncio de uno o varios grandes acuerdos con gigantes internacionales.

?Piedra angular?

Se trataría sobre todo de explotar el mega yacimiento de Vaca Muerta, que necesitará de multimillonarios recursos financieros para ponerlo en producción, y que se ha convertido en la piedra angular de la expropiación.

Aunque Repsol resta importancia, no quita ojo. Tras lo que catalogó como “expolio”, Repsol anunció que emprendería acciones legales contra todo aquel que, una vez expropiada YPF, se aliara con la compañía para aprovecharse del inmenso potencial de Vaca Muerta. El nerviosismo crece. Hace unos días YPF firmó un acuerdo de intenciones para analizar oportunidades en Vaca Muerta con Chevron, con foto incluida de Galuccio con el máximo responsable del grupo estadounidense en Latinoamérica. Lo mismo hizo con Exxon antes. Ahora, la expectación se dispara ante la posibilidad de que el gigante chino Sinopec (aliado de Repsol en Brasil), haya empezado a trasladar equipos de exploración a Vaca Muerta para operar como subcontratista. La idea ha sido aireada desde el entorno de Jorge Sapag, gobernador de Neuquén, la provincia donde está Vaca Muerta y que ha sido la más agraciada con el reparto realizado por el gobierno de las acciones expropiadas a Repsol, con más del 10% de YPF. Un acuerdo Sinopec-YPF sería un golpe bajo para la petrolera española. Sinopec es el gran aliado de Repsol en Brasil, y desde hace años ha tenido ambiciones sobre los hidrocarburos argentinos.

En 2010, compró al grupo Occidental Petroleum, por más de US$ 2.000 millones, la compañía Oxy Argentina, que tenía activos en varias provincias de este país. Justo antes de la expropiación de YPF a Repsol, el gigante chino fue uno de los candidatos a la compra de la filial argentina.

?Reordenación del mapa?

La confusión, sin embargo, crece en paralelo al nerviosismo. Hace días, algunos medios difundían que Sinopec iba a suspender su producción en Argentina, por problemas de precios. Luego se desmintió tal extremo.

En paralelo a los movimientos corporativos internacionales, el gobierno de Cristina Fernández intenta acelerar la creación de un “fondo patriótico” US$ 1.000 millones para invertir en estudios geológicos para Vaca Muerta, sobre el que algunos magnates, como Eduardo Eurnekian han anunciado su interés. Algunos medios también apuntan al interés de los Bulgheroni, que ya controlan Pan American Energy, rival de YPF, y que en su día se interesaron por la petrolera argentina. Ésto supondría una reconfiguración del mapa empresarial argentino.

Fuente
Expansión