Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Al invierno le queda sólo agosto, mes que suele ser lluvioso, pero no tanto como junio o julio. Los expertos prefieren esperar un poco más antes de hacer un balance pero, al parecer, la sequía no se fue del todo.

09 de Agosto de 2012.- Los pronósticos de lluvias en el sector eléctrico para este año no eran alentadores, previéndose otro año más de dominio del fenómeno de “El Niño”, con sequías prolongadas y, por consecuencia, escasa participación de la hidroelectricidad en la matriz, alto uso de diésel y costos disparados.

El riesgo mayor, no obstante, estaba dado porque se acumularían tres años consecutivos de sequía, lo que encendía un poco más que sólo la alerta amarilla.

Pero este escenario crítico pareció revertirse durante los meses de mayo y junio, cuando el agua caída -muy abundante- mejoró los pronósticos de expertos y relajó al sector eléctrico y a los analistas, pues estas lluvias mejoraron sustancialmente los niveles de los embalses, principalmente aquellos de régimen pluvial o mixto, como Ralco, Colbún o Rapel.

Pero julio trajo de vuelta la incertidumbre, no respecto del panorama más inmediato (que cuenta con tarifas muy bajas en relación con los últimos dos años), sino pensando en el verano y el invierno 2013.

La duda que se instaló entonces es: ¿fueron suficientes las lluvias que cayeron como para decir que la sequía quedó atrás?

Según Francisco Aguirre, socio de Electroconsultores, es preferible esperar un poco más antes de emitir un juicio y desarrollar un balance de la temporada de lluvias, pero comparte la visión de que, a priori, julio fue un mes poco lluvioso y que agosto lo sigue siendo, contrario a lo que se esperaba.

“Junio pareció que haría húmedo el año, pero durante julio volvió a secarse. Debemos esperar agosto y las mediciones de nieve caída para mejorar los pronósticos para el próximo año, señala el experto.

TAMPOCO PARA ADELANTE
No obstante, las perspectivas meteorológicas para agosto plantean, al menos para los próximos días, que no debería volver a llover, al menos a los niveles en que lo hizo durante junio y julio, meses que hacían pensar en un escenario mucho más alentador.

Sin embargo, el gobierno decidió iniciar la tramitación para dar término al decreto de racionamiento que aún está vigente y que permite, entre otras cosas, reducir el voltaje de las redes eléctricas y dosificar el uso de los embalses.

La razón de esta decisión no está precisamente en las lluvias, sino que en la entrada en los próximos meses de nuevas unidades al Sistema Interconectado Central, tales como Bocamina II (Endesa) y Santa María (Colbún), los que junto a otras iniciativas inyectarán unos 1.000 MW al sistema eléctrico, dando mayor holgura al sistema y haciendo innecesaria la vigencia de decreto en cuestión.

PANORAMA ALENTADOR...POR AHORA
Según un informe de Systep, que todavía no desarrolla un balance de la temporada de lluvias, lo que ha ocurrido ha sido una normalización, atenuando un escenario de riesgo.

“El complejo escenario de sequía que enfrentó la zona centro-sur durante los últimos dos años, se ha atenuado considerablemente tras las precipitaciones acontecidas en el último mes, lo cual se ha visto reflejado en los precios del mercado spot. Los costos marginales del SIC para el mes de junio de 2012 presentan una baja de 42% respecto a los registrados en el mes de mayo, con una baja de 29% respecto a lo observado en junio de 2011”, explica la empresa.

Por ahora, la utilización de centrales de embalse y de pasada han permitido mejorar sustancialmente las situaciones de costos

Pulso
Portal Minero