Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Compañía, dueña del 70% de la mina, espera un proceso administrativo para corregir el estudio de impacto ambiental, período en el que aprovechará de reestudiar el proyecto.

02 de Agosto de 2012.- El Morro, uno de los proyectos de minería de oro más grandes del país, está hoy en una pausa para optimizar su ejecución.

Luego que la Corte de Ontario, en Canadá, le diera la razón a Goldcorp en su litigio frente a Barrick, lo que le aseguró la titularidad del proyecto, han surgido nuevos inconvenientes, los que han llevado a la transnacional dueña del 70% de la mina (en sociedad con New Gold) a tomar con más calma el desarrollo de la mina.

Esta medida momentánea se da en parte obligada por la paralización de las obras decretado por la Corte de Apelaciones de Antofagasta, pero también porque la empresa desea llevar adelante trabajos de ingeniería para optimizar su desarrollo, considerando su elevado costo (la última cifra es de US$3.900 millones, pero con seguridad el costo será actualizado al alza) y los inconvenientes que ha tenido para seguir adelante.

“Si bien la Corte Suprema dictaminó que se mantuviera suspendida la construcción del proyecto mientras no se regularice la situación de los permisos ligados a una nueva consulta a la comunidad local, iremos optimizando los estudios de ingeniería y de desarrollo del proyecto, lo cual nos dará la posibilidad de evaluar todas las opciones disponibles para avanzar con el proyecto El Morro”, dijo el gerente general de la empresa minera, Charles Jeannes, en una conferencia telefónica realizada a propósito de la entrega de estado de resultados de Goldcorp.

ESTRUCTURA DE COSTOS
Esta optimización del proyecto considera, por ejemplo, revisar los estudios de ingeniería básica para apurar su concreción (se espera que la primera producción de oro se realice en 2017) y también los costos, considerando el encarecimiento de los últimos proyectos que han llevado a Pascua Lama a US$8.000 millones, cifra inédita para la industria.

Pero también habrá tiempo para darle forma a una iniciativa que recién está en etapas tempranas, pero que forma parte del ambicioso portafolio futuro de Goldcorp: El Morro Subterráneo (UG, por sus siglas en inglés).

Se trata de una iniciativa cuyo desarrollo en términos de diseño e ingeniería tomará al menos cinco años a contar de ahora y que, eventualmente, podría correr en paralelo a la explotación a cielo abierto, aumentando la producción de oro y cobre de forma importante.

El Morro Subterráneo aún no tiene una proyección de costos oficial, debido a que todavía está en etapas tempranas y no se han estimado las principales variables que inciden en su concreción. No obstante, fuentes de la industria señalan que un proyecto de este tipo no baja, de acuerdo con la estructura de costos actual, de los US$3.000 millones a US$5.000 millones, cifra que se sumaría a los US$3.900 millones que hoy se supone cuesta El Morro a cielo abierto.

APURAR EL TRANCO
También hay buenas noticias. El 22 de junio pasado, la autoridad ambiental de Atacama decidió iniciar un proceso administrativo para corregir las deficiencias detectadas en el estudio de impacto ambiental de El Morro, el que ya fue aprobado pero luego suspendido por la justicia.

Esta decisión permitirá ahorrar tiempo, porque es mucho más rápido hacerlo de esta manera que a través de los tribunales, situación que beneficia los planes de la minera aurífera de, por fin, poder retomar la construcción, paralizada en abril pasado precisamente por dictamen judicial.

Al estar afecto al convenio 169 de la OIT (que regula el desarrollo de proyectos en zonas de influencia indígena), el escenario puede ser complejo, porque ya existen antecedentes de proyectos frenados precisamente por este convenio.

Es el caso del Parque Eólico Chiloé, que deberá rehacer todo el estudio de impacto ambiental, lo que podría marcar jurisprudencia para El Morro.

 

Debes saber

¿Qué ha pasado? 
El proyecto El Morro está en una pausa para optimizar su ejecución, situación que ha sido obligada por dictámenes judiciales que paralizaron la construcción que ya estaba en marcha.

¿Qué mantiene complicado a El Morro? 
El proyecto está emplazado cerca de zonas indígenas, por lo que está afecto al convenio 169 de la OIT que regula esta situación. Esto podría obligar a rehacer el estudio de impacto ambiental. 

¿Qué medidas se han tomado? 
La Comisión de Evaluación Ambiental (CEA) inició un proceso administrativo para corregir los fallos del estudio de impacto ambiental, lo que permitiría evitar hacer todo el proceso de evaluación otra vez.

 

Pulso
Portal Minero