Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Los tres grupos internacionales están interesados en crecer en Chile, donde salvo el conglomerado brasileño, mantienen participaciones pequeñas. Filiales de CGE Ibener y Enerplus tienen 134 MW operativos y proyectos por otros 500 MW hídricos.

02 de Agosto de 2012.- Tanto el tamaño actual como el potencial futuro de los activos de generación de CGE han llamado la atención de grupos internacionales, que miran con interés el proceso que abrió el holding eléctrico para vender o buscar un socio para este negocio.

Tanto así, que tres importantes conglomerados ya están estudiando estas opciones. El primero de ellos, y el que suena con mayor fuerza, es Duke Energy.

El grupo estadounidense, el segundo más grande de ese país en capacidad instalada y en generación, acaba de entrar a Chile tras adjudicarse la licitación de activos de la fallida generadora Campanario Generación (que pertenecía a Southern Cross, en sociedad con Gasco) y ya anunció su interés por sumar nuevas centrales en Chile, tanto termoeléctricas como hidroeléctricas.

De hecho, la compañía ya está analizando oportunidades que les han sido ofrecidas por terceros, aunque, por ahora, no se ha cerrado ningún negocio.

Otra empresa que suena con fuerza es el grupo peruano-israelí Inkia Energy, que recientemente adquirió la central Tierra Amarilla (que también pertenecía a Southern Cross) y que tiene toda la intención de transformarse en un actor relevante en el mercado eléctrico local.

Según explicaron cercanos al proceso, este es uno de los grupos que ha manifestado más interés en este negocio en particular, porque, de concretarlo, le permitiría no sólo crecer sino que, además, diversificarse, considerando que Tierra Amarilla (hoy su único activo) es una central termoeléctrica, mientras que los activos de CGE, empresa controlada por las familias Marín, Hornauer y Del Real, son eminentemente hidroeléctricos, al igual que sus proyectos (centrales Ñuble y Tinguiririca).

DUEÑOS DE ITAIPÚ
Otro grupo que mira una potencial adquisición o asociación con las filiales de generación de CGE es Eletrobras.

El consorcio brasileño, con un origen societario similar al de Petrobras (de propiedad público-privada) lleva meses buscando oportunidades de inversión en el país, aunque, en este caso, su foco está puesto en unidades más grandes como, por ejemplo, Hidroaysén. De hecho, ya sostuvo algunos acercamientos para ingresar a ese proyecto los que, hasta ahora, no han fructificado.

Sin embargo, el tamaño de Enerplus-Ibener, más un potencial para desarrollar 500 MW en el futuro cercano, hacen de ésta una alternativa atractiva para el grupo que, entre otros activos, cuenta con el 50% de Itaipú, central binacional que genera a una potencia máxima de 14.000 MW.

La semana pasada, CGE informó al mercado que acordó explorar distintas alternativas de negocios con terceros interesados, “para el futuro desarrollo de las actividades de generación de electricidad del grupo CGE, impulsadas por sus fililales Enerplus e Ibener”, señaló de manera oficial la compañía.

Para concretarlo, contrató al banco de inversión JP Morgan, mediante el cual, esta compañía se obliga a evaluar las alternativas de negocio. A la fecha, no está 100% cerrado. Las opciones de CGE son una venta, un joint-venture o una enajenación parcial, estando todas estas opciones abiertas.

Pulso
Portal Minero