Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

El director regional de Sernageomin aseguró que el yacimiento donde murió un hombre operaba sin permisos correspondientes.

08 de Agosto de 2012.- Aún se siente el dolor en el círculo minero de la provincia de Limarí tras la muerte de Juan Plaza Araya (52) durante la tarde del lunes en la comuna de Combarbalá. Las lágrimas y la pena se han transformado en una serie de preguntas sobre la causa del accidente y las especulaciones ya comenzaron a asomar, presuntas irregularidades en las faenas y la falta de seguridad laboral serían las principales razones del derrumbe en el yacimiento.

Luego del desplome del cerro en la mina “ Betty III”, ubicada en el sector de El Saucillo, a unos 22 kilómetros de Combarbalá, el fiscal a cargo Paulo Duarte manifestó que de manera preliminar se podría señalar que el fallecimiento tras el derrumbe en el socavón se debería a la falta de seguridad en el sector.

“Luego del trabajo de la Brigada de Homicidios y de Sernageomin se pudo determinar que existía algún tipo de irregularidad en el funcionamiento de la mina respecto a la seguridad. En el lugar donde ocurrió el desplome del planchón no había ninguna indicación de zona de seguridad y zona de peligro que alertara a los trabajadores para que no se acercaran a ese sector, teniendo en cuenta que la faena se desarrollaba en otro lugar”, sostuvo el persecutor.
Esto se refiere a que los pirquineros cumplían labores de acuñamiento de mineral (cobre) bajo un túnel a unos 10 metros de la ladera donde se encontraban las herramientas y cerca de las 15:40 horas Juan Plaza se habría trasladado al lugar a buscar una barretilla, siendo aplastado por la tierra y piedras.

“Según la información de personal de Sernageomin, el hecho ocurrió en un lugar que al parecer no estaba autorizado para poder hacer trabajos de extracción de minerales, aunque todo es materia de investigación al igual que el motivo del porqué el trabajador tuvo que ir a buscar una herramienta a un sector donde no estaba cumpliendo labor alguna. No se descarta que la mina haya estado funcionando de manera ilegal y que el sector donde ocurrió la caída de material podría haber estado dinamitado con anterioridad”, comentó Duarte.

Luego del rescate de los 33 mineros en la Tercera Región, el Estado obliga a todos los productores mineros a presentar un proyecto de explotación de las faenas mineras y del inicio de las obras ante el Servicio Nacional de Geología y Minería (SERNAGEOMIN), siendo esta entidad quien otorga los permisos. Según la presidenta de la Asociación Minera de Ovalle, Stella Segura, este reglamento no se habría cumplido por el dueño de la empresa cuestionada. “Sabemos que la mina contaba con el proyecto de desarrollo de faena de explotación aprobado, pero al parecer no el inicio de faenas. Este trámite significa firmar un documento y que Sernageomin apruebe el sector para trabajar, pero esto no ocurrió”, comentó. Para Segura, es evidente que el yacimiento no contaba con las medidas de seguridad necesarias ya que “los accidentes no ocurren por azar, suceden por un error que se cometió”, señala.

ZONA NO AUTORIZADA

••• El director regional de Sernageomin, Cristián Yutronic, aseguró que las labores de extracción de cobre en la mina “Betty III” no estaban autorizadas. “Se nos entregó un proyecto de la explotación en una mina subterránea, la que estaba aprobada, incluso la fiscalización estaba programada para esta semana. Después del accidente el ingeniero que acudió a constatar el derrumbe logró verificar en terreno que el proyecto que nosotros aprobamos no tiene ninguna relación con el lugar donde ocurrió el accidente, la ‘Betty III’ es un rajo”, indicó.

Diario El Día
Portal Minero