Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Argentina

La idea de extraer el cobre de San Jorge, en Mendoza y procesarlo en San Juan, crea numerosos interrogantes.

14 de Agosto de 2012.- A pesar de que no existe ninguna presentación formal, ni tampoco pronunciamiento oficial, numerosos trascendidos han revelado ante la opinión pública un atípico proyecto de explotación minera a cielo abierto y a distancia, que pretende eludir los costos políticos lugareños pero sin dejar de aprovechar los beneficios económicos de la actividad.

El denominado "Proyecto minero San Jorge\'\', relacionado con el yacimiento cuprífero del mismo nombre, ubicado en Uspallata, Mendoza, es centro de polémica en la vecina provincia. Viene enfrentando a sectores del ambientalismo ideológico, que presionaron para que se dictaran normas antimineras y, por otro lado, quienes reclaman abrirle las puertas a la gran minería para que esta industria ayude a levantar a la alicaída economía mendocina.

En esta disyuntiva, la empresa minera habría proyectado la extracción del mineral en Mendoza y procesarlo en una planta concentradora que levantaría en San Juan -se habla de Barreal- con una infraestructura que hasta incluiría una línea férrea interprovincial exclusiva para el transporte de la piedra. A primera vista, la encrucijada moral en que se debate el ambientalismo y los intereses mendocinos, parecería estar a salvo porque el impacto ambiental, los diques de cola y relaves, más los insumos críticos serían un peso que cargarían los sanjuaninos.

Pero el tema no es tan sencillo y, de hacer realidad esta teoría acomodaticia primero hay que considerar las limitaciones existentes para sostener en nuestro territorio semejante emprendimiento, más allá que de ser cierto, el resultado sería un producto de origen sanjuanino, como en cualquier manufactura que parte de una materia prima proveniente de otro lugar.

Pero el problema de fondo es un conflicto de Mendoza, que deben resolverlo los mendocinos con todas las implicancias que genera una tema polémico y el costo político que les acarrea por haber demonizado a la gran minería, a la que ahora necesitan con urgencia para paliar los desequilibrios económicos. No será fácil para las autoridades de esa provincia explicar sobre una actividad que genera múltiples beneficios al motorizar la economía con gran impacto en lo social por la enorme ocupación directa que demanda, o a través de la diversidad de servicios e insumos que requiere.

Diario de Cuyo
Portal Minero