Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Según consultora argentina, la diferencia entre los marginales chilenos en el primer semestre, con cuatro países de la región fue de 450%.

20 de Agosto de 2012.- Un promedio de ?US$ 160/ MW registraron en sus costos marginales los dos principales sistemas del país, el Interconectado del Norte Grande (SING) y el Central (SIC), durante el sexto mes del año. Con ello, la diferencia con el promedio de otras naciones de la región -Argentina, Brasil, Colombia y Perú- se acortó a 270%, según datos de la consultora argentina Montamat y Asociados. El diferencial fue el menor desde noviembre de 2010, cuando el costo marginal en Chile superaba en 223,7% el de los otro cuatro países, muestran los datos de la consultora.

Si se quitara Argentina, que tiene tarifas prácticamente congeladas en torno a ?US$ 10 / MW, la diferencia del marginal chileno sería de un 194% superior al de los otros tres países en junio, siendo lo más bajo desde el mismo mes de 2010. En el año, la mayor diferencia se produjo en enero, cuando marcó 748% incluyendo Argentina y 628% sin la nación transandina.

Al primer semestre, Chile tiene un promedio de costos marginales de US$ 206 /MW, según los datos de Montamat, mientras que los cuatro países de Sudamérica incluídos en la muestra tienen un promedio de US$ 37,83/MW; es decir, la diferencia es de 445% más caros en Chile que entre sus pares. Al sacar el efecto Argentina, el promedio de la región es de US$ 47/MW y la diferencia cae a 339%.

Según datos de la firma trasandina, la razón de la caída radica principalmente en que los otros países también han visto alzas en los costos marginales, al igual que en Chile. El ejemplo más patente es el de Brasil, que registró en junio un costo marginal de US$ 58/ MW, un 187% más que un año atrás.

?Los precios locales?

Según María Isabel González, la diferencia de los costos marginales se debe a dos razones: primero a temas de base, con Perú, Brasil y Colombia con mayores fuentes de generación propia, como gas natural, petróleo o hidráulica; mientras que Chile sigue descansando en fósiles importados. Lo segundo, a temas estacionales como la sequía, que obliga a generar con más diésel y el retraso de proyectos como Santa María y Bocamina 2. “Con hidrologías razonables, y con la operación de Santa María, Bocamina 2 y Campiche, estaríamos en costos marginales equivalentes al carbón, en torno a US$ 60 y US$ 70”, dice la ex secretaria Ejecutiva de la CNE.

Para Francisco Aguirre, de Electroconsultores, el tema continuará por los próximos años, pues aunque los proyectos en Coronel ingresen, las restricciones de transmisión en el tramo Ancoa-Charrúa (entre la VII y VIII Regiones) impiden que esta energía más barata se traslade hacia el norte. El experto explica que “en el norte chico el problema se resolverá hacia 2017-2018 o, si entra Castilla, pudiéramos tener uno o dos años antes” menores costos. En tanto, “en la zona cercana a Santiago, deberemos seguir funcionando con GNL de termoeléctricas de Quillota, con altos costos marginales”. En todo caso, algo de alivio podría haber ahora que las generadoras renegociarán sus contratos con British Gas, los que están hoy indexados al crudo Brent y pasarán al índice Henry Hub, que tiene precios más bajos.

DF
Portal Minero