Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Argentina

El secretario de Energía dijo que le es "ajeno" si la empresa no puede comprar dólares para importarlo.

17 de Febrero de 2012.- Que la petrolera más grande del país no pueda comprar dólares para importar combustibles no es incumbencia del secretario de Energía, dice el secretario de Energía. Lo importante, agrega el propio Daniel Cameron, es que no falte el gasoil.

El curioso razonamiento - que deja traslucir que sigue más vigente que nunca su viejo encono con Guillermo Moreno, el funcionario que tiene pisada la salida de divisas- fue formulado en una respuesta que Cameron le envió a YPF y que el Gobierno difundió ampliamente junto con la nota de queja de la empresa hispano-argentina. Tal como anticipó ayer LA NACION, YPF dijo allí que las dificultades que encuentra para la compra de dólares ponen en riesgo el suministro de gasoil, cuando faltan pocas semanas para que empiece la cosecha gruesa. Cameron contestó con una dura carta en la que amenaza con adoptar "las más enérgicas medidas ante la evidencia de falta de cualquier tipo de combustible".

YPF vendió el año pasado el 62% de todo el gasoil premium comercializado en los surtidores de la Argentina. Este combustible, que la empresa requiere importar casi en su totalidad, es utilizado en autos de alta gama, pero también en la maquinaria agrícola. Propietarios de estaciones de servicio del interior advirtieron anteayer que ya están recibiendo un 80% menos de Eurodiésel, el gasoil premium de YPF.

La nota de Cameron fue difundida junto con un duro comunicado de su jefe directo, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido. "Se trata de una nueva operación mediática en la previa de un fin de semana largo para llevar alarma a la población, que esta vez parecería estar impulsada por la empresa YPF usando a los estacioneros, víctimas habituales de sus prácticas discriminatorias, como voceros", dijo De Vido. En realidad, el dirigente estacionero que lanzó la voz de alarma, Raúl Castellano, es un persistente crítico de YPF, también en las épocas en que De Vido hacía gestiones para garantizar el ingreso del Grupo Petersen en la petrolera y la Presidenta los ponía como ejemplos de "resultados exitosos".

Herramientas del Estado

De Vido agregó que "el Estado tiene todas las herramientas para garantizar la necesidades de combustibles que no cubran las empresas, a pesar de que tienen la obligación de hacerlo". No precisó cómo piensa abastecer el mercado de gasoil si Moreno sigue sin autorizar las importaciones de YPF. Consultados al respecto, sus voceros sólo respondieron que "el Estado va a encontrar procedimientos alternativos". Y sugirieron que YPF podría repatriar parte de las utilidades remitidas el año pasado o directamente pedirle a su casa matriz que le envíe el gasoil que no produce en la Argentina.

Por caso, el ministro se reunió ayer en Brasilia con la nueva presidenta de Petrobras, Graça Foster, y le pidió que esa empresa aumente su producción de crudo y combustibles en el país. Además, consideró "irrisorio" que una empresa como YPF, "que el año pasado remitió utilidades por 1200 millones de dólares", no tenga divisas. Cameron, por su parte, consideró que "le resultan totalmente ajenas las consideraciones relativas al mercado cambiario". Ninguno, empero, desmintió que efectivamente el Gobierno le impide a una empresa de ese tamaño acceder al mercado cambiario, como denunció en su nota Mauro Dácomo, apoderado de YPF.

"YPF está teniendo inconvenientes para el normal acceso al mercado de cambios", dice esa nota, y recuerda que ya el 19 de enero había avisado de esta situación a Moreno y al ministro de Economía, Hernán Lorenzino. Advierte que están en riesgo las importaciones de gasoil para todo el año y "la implementación de proyectos de inversión", y concluye: "Podría verse afectado el normal suministro de combustibles".

Fuentes del mercado indicaron que todavía no se siente la falta de gasoil importado en los surtidores porque la sequía "planchó" la demanda. Pero advirtieron que en menos de un mes los faltantes serán realidad.

Además de hacer públicas las quejas de YPF por los controles cambiarios y de tirarle la pelota a Moreno, Cameron quien alguna vez estuvo a punto de agarrarse a los golpes con el secretario de Comercio Interior dejó pistas de su enojo en la nota a la petrolera.

Pese a que YPF sólo había enviado copias a De Vido, Lorenzino y la presidenta del BCRA, Mercedes Marcó del Pont, Cameron sumó a Moreno a la discusión y lo mencionó en las copias antes que a los ministros aludidos por la petrolera (La Nación).

Portal Minero