Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

En un momento en que la industria tiende a la consolidación, la firma debe demostrar a los inversionistas que tiene futuro por si sola y no necesita fusionarse.

15 de Febrero de 2012.- Cynthia Carrol ha sobrevivido unas cuantas batallas durante su mandato de de cinco años en Anglo American, pero tendrá que salir peleando esta semana para convencer a sus detractores de que la firma cotizada en Londres tiene futuro como empresa independiente.

Cuando presente sus resultados el viernes, los inversionistas querrán oír también si la empresa puede calmar una encendida disputa acerca de su valorada operación en Chile, mantener el control sobre los gastos en el proyecto de mineral de hierro Minas Rio en Brasil, y acerca del progreso de su compra por US$5.100 millones del 40% de De Beers.

Como ya anunció las cifras de producción del cuatro trimestre y los resultadois de saus filiales, como Kumba Iron Ore, los analistas esperan que Anglo anuncie resultados operacionales de US$11.200 millones, por encima de los US$9.760 millones del año previo, y ganancias por acción de US$4,78.

Una brusca caida en la deuda neta de la empresa gracias a las utilidades de la controvertida venta de una participación de 24,5% en Anglo American Sur (AAS) a Mitsubishi en noviembre también podría implicar que los accionistas comiencen a presionar por un mayor reparto.

La noticia de que su rival Xstrata planea fusionarse con la corredora de commodities Glencore para levantar un gigante de los recursos naturales con una capitalización de de mercado combinada de US$90 mil millones sólo ha atraído mas miradas sobre Anglo, reavivando la especulación en cuanto que podría convertirse en el próximo objetivo en la lista de compras del grupo combinado. Xstrata intento fusionarse con Anglo en 2009 pero fue rechazado. Si la alianza Xstrata-Glencore se materializa, Anglo caerá del quinto al sexto lugar en el ranking de las grandes empresas mineras del mundo.

Para Carroll puede ser más dañina la acusación en cuanto a que fallo en el manejo de la relacion de Anglo con su socio chileno Codelco, el mayor productor de cobre en el mundo. Después de que Codelco informara a Anglo que pretendía ejercer una opción para comprar 49% de ASS, en noviembre, la firma selló preventivamente la operación de US$5.400 millones con Mitsubishi, desencadenando una batalla legal. Los inversionistas, así como los pares de Anglo que operan en Chile, temen la posible reacción. “¿Por qué buscarse una pelea con un país donde se encuentra uno de los activos claves?”, se pregunta un experto en la industria.

“Es desafortunado”, comenta el director ejecutivo de un grupo minero rival. “Esto podría dar una mala imagen de las mineras internacionales a los ojos del público chileno”, añadió.

Aun así, el precio de la acción de Anglo ha superado al de sus rivales BHP y Rio Tinto en los últimos seis meses, con un alza de 16%. Los inversionistas han respondido bien a una serie de acciones decisivas de Carroll, según otros observador de la industria, mientras que la operación con Mitsubishi, cerrada a una valuación tres veces superior a la de algunas estimaciones de analistas, evito que un activo clave se vendiera barato.
La semana pasada, Carroll reitero que “estamos felices de tener nuevas conversaciones con Codelco, pero nuestra posición legal es transparente (…) y si tenemos que ir en dirección legal, así tendrá que ser, pero vamos a proteger los derechos de nuestros accionistas”.

Pero AAS era parte clave de los esfuerzos de la firma por diversificar sus operaciones, construidas sobre cuatro grandes proyectos – el proyecto de cobre Los Bronces en Chile, Minas Rio en Brasil, el proyecto de níquel Barro Alto en Brasil y el proyecto Kolomela de Kumba en Sudáfrica.

“En términos de los ‘Cuatro Grandes’ proyectos, Anglo merece crédito por cumplir los plazos en la mayoría e incluso, terminar antes de lo previsto”, dice Jeff Largey, analista de Macquarie. “Pero si se mira la perdida potencial en Chile y la operación de De Beers, su perfil de utilidades vuelve a inclinarse al sur de África”.

El debate sobre la nacionalización de la industria minera en Sudáfrica ha pesado sobre el sector por mas de un año. Un informe encargado por el Congreso Nacional Africano esta semana rechazó la propiedad estatal, pero abogo por mayores impuestos sobre las mineras. Completar los cuatro grandes proyectos de Anglo también ayudarían a la empresa a alejarse del platino, cuya extracción es intensiva en mano de obra y onerosa, pero en la que Anglo es líder (Financial Times).

Portal Minero