Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

6 de Febrero de 2012.- Es todo un tema en Japón. Mitsubishi, el conglomerado nipón que pagó US$ 5.390 millones el pasado 9 de noviembre por el 24,5% de Anglo American Sur, la ex Disputada de Las Condes, no cuenta con un pacto de accionistas con la empresa inglesa y, por ejemplo, no puede elegir directores ni está claro qué derechos tiene sobre la producción de esa unidad productiva, que incluye los yacimientos Los Bronces y El Soldado y la fundición Chagres.

"Todavía no está resuelto qué derechos como accionistas tenemos", dijo la semana pasada el Chief Financial Officer de Mitsubishi, Ryoichi Ueda.

Este ejecutivo dijo que la compañía está tratando de resolver este tema "lo más pronto posible", lo que les permitirá incluir en los beneficios los activos de cobre en los resultados financieros, consigna Bloomberg.

"Es cuestionable que Mitsubishi haya hecho su más importante inversión y que, sin embargo, aún tenga que decidir el acuerdo de los accionistas", dijo el analista senior de Nomura Securities, Yasuhiro Narita, quien agregó que esta acción está fuera de la idiosincrasia de la compañía.

Esto, considerando que, según datos de Bloomberg, la inversión que hizo en Chile es su mayor desembolso en un año fiscal desde 1999. Mitsubishi valorizó ese activo en US$ 22 mil millones.

Anglo American ha señalado que ellos quieren negociar y lograr un pacto de accionistas con Mitsubishi este año.

Codelco suspicaz
Para Codelco, que a tres meses de haberse cerrado el acuerdo Anglo y Mitsubishi no cuenten aún con un pacto de accionistas es una demostración que ésta fue una venta defensiva que buscaba bloquear la opción de la minera estatal, señala el presidente ejecutivo de Codelco, Diego Hernández. "La venta (del 24,5% a Mitsubishi) fue hecha para violar nuestro derecho".

El máximo ejecutivo de la estatal dijo que "ellos (Anglo) firmaron el acuerdo de confidencialidad con Mitsubishi el 16 de octubre, una fecha posterior a cuando nosotros hicimos público nuestro acuerdo con Mitsui".

Este último pacto era para cerrar un financiamiento por US$ 6.750 millones para comprar el 49% de la ex Disputada.

Como el contrato entre Anglo y Mitsubishi es "irreversible" y Codelco asegura que ganará el 49% en conflicto, "Anglo está poniendo en riesgo el control de la empresa, porque puede quedarse sólo con un 26,5%", advierte.

"La venta (del 24,5% de Anglo Sur a Mitsubishi) fue hecha para violar nuestro derecho".

Gobierno nipón financia fondo de US$ 130 mil millones
La agresiva apuesta de mineras como Mitsubishi, Mitsui y Marubeni por hacerse de activos cupríferos en Chile tiene su razón de ser. El gobierno japonés ha dispuesto de un fondo de US$ 130 mil millones para que los conglomerados nipones mejoren su posición en materias primas claves para su industria, como el cobre.

Las expectativas de las autoridades japonesas es que ante la mayor fortaleza del yen que hace conveniente invertir en activos valorados en dólares y el alto precio de las materias primas, la actividad industrial del país se debe defender a largo plazo, teniendo una posición privilegiada en el abastecimiento. Según analistas del sector cuprífero, en la posición nipona subyace la idea de que a largo plazo los precios de los commodities seguirán altos. Las cinco principales compañías de Japón, también llamadas Shosha, como Mitsubishi, Mitsui, Sumitomo Corp, Itochu y Marubeni, han estado mejorando sus posiciones en empresas productoras de commodities en los últimos años, en especial en yacimientos mineros.

En Chile, Mitsubishi hizo noticia al entrar a la propiedad de Anglo Sur pagando US$ 5.390 millones. Su archienemiga Mitsui, en tanto, está en Collahuasi, Los Pelambres y Caserones. Fue, además, la financista de Codelco para la compra del 49% de la ex Disputada por US$ 6.750 millones. También en el país, Sumitomo y la canadiense Quadra FNX Mining desarrollan un proyecto en Sierra Gorda por US$ 724 millones. En cuanto a Marubeni, se asoció hace pocas semanas con el grupo Luksic para desarrollar un proyecto cuprífero de US$ 1.300 millones, Sierra Gorda (El Mercurio).

Portal Minero