Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Internacional

28 de Febrero de 2012.- No sólo en el valor de los combustibles y finalmente en los bolsillos de los consumidores tiene efecto el alza que están experimentado los precios internacionales del petróleo, debido a los temores de un menor suministro tras el embargo a Irán decretado por la Unión Europea.

Es que si bien el alza del crudo es una noticia negativa para los consumidores, para quienes invierten en el llamado ”oro negro” el rally está trayendo ganancias.

Y ojo que no sólo se trata se apostar a los futuros del petróleo, sino de invertir directamente en las acciones de las grandes compañías petroleras, que en los últimos tres meses mientras el escenario geopolítico en torno al commodity comenzaba a complejizarse han mostrado una firme tendencia alcista.

Ya sea que se trate de Exxon Mobil Corp, Royal Dutch Shell Plc o British Petroleum Plc (BP), los resultados son similares: su capitalización bursátil se está expandiendo y atraen cada vez más atención de los inversionistas. Destaca BP que ayer llegó a &US$ 7,94 (501,70 peniques británicos), precio que no anotaba desde enero de 2011 y es la compañía que en los últimos tres meses mayor variación porcentual ha tenido. Así, BP se presenta con un crecimiento desde diciembre de 2011 de 10,42%, mientras que Exxon registra avances de 9,75% en igual período y Shell también muestra un alza, aunque más acotada, de 5,28%.

Los avances de las grandes petroleras superan el aumento que ha registrado el petróleo WTI, subió US$ 5,48 el barril en lo que va del año; es decir, presenta un 5,32% de expansión. Esto aunque ayer el crudo de Texas anotó US$ 108,51 el barril, primer día en que se retrae luego de diez sesiones de alza.

Los buenos resultados de las firmas productoras de crudo se repiten en Colombia y Canadá.

Temores globales

El precio del petróleo viene en alza desde principios de 2012 llegando a valores que se asemejan a los precios que alcanzó durante la guerra civil de Libia en 2011 cuando también se cortó el abastecimiento del suministro por parte de ese país.

Irán, que ya había dejado de vender crudo a las empresas británicas y francesas la semana pasada, ahora recortó el envío de barriles a Grecia, país que se abastece en un 30% con los envíos desde Teherán.

Los inversores también subieron sus previsiones sobre el panorama del petróleo, como lo hicieron durante la guerra de Libia en el 2011, dado que los temores de un ataque israelí sobre Irán y la pérdida de los suministros de crudo iraní contrarrestan un colapso en la demanda en las atribuladas economías occidentales.

Los precios del petróleo Brent tendrán un promedio de US$ 110,3 por barril este año, según un sondeo mensual de Reuters, por encima de una estimación de enero de US$ 107,30. Un alza de US$ 3 es importante en una encuesta de más de 30 analistas, dado que la última vez que ocurrió fue en el peak de la guerra civil en Libia, en mayo del año pasado.

Según Saxo Bank, “la guerra de declaraciones entre Irán y Occidente continua latente, mientras los inversores y los consumidores empiezan a temer que el enfrentamiento tenga un desenlace desastroso”. Agrega que la tensión ha servido para contrarrestar el temor a que la próxima ralentización de la economía global pueda recortar la demanda, como ocurrió con el crudo libio en 2011 (DF).

Portal Minero