Skip to end of metadata
Go to start of metadata

ºChile

9 de Febrero de 2012. Un nuevo espaldarazo financiero recibió Chile este miércoles. La prestigiosa agencia de rating soberano Standard & Poor"s ratificó la clasificación de riesgo de Chile. Pero además incluyó en su informe, explícitamente, la posibilidad de elevar la nota chilena al siguiente nivel. Esto es, pasar del actual "A+" a "AA", el cuarto escalón más alto en el ranking de medición de la agencia. Esto, casi un mes después de que S&P remeciera a Europa con un masivo recorte de clasificación que afectó a 15 países del Viejo Continente, entre ellos Francia, España y Austria.

Sin especificar plazos, el informe aclara que un potencial upgrade dependerá de que el gobierno de Sebastian Piñera sea capaz de cumplir con "el desafío de demandas crecientes por mayor gasto público en educación y otros programas sociales en el marco de las normas fiscales". Precisamente, esta disciplina y las políticas contracíclicas que podría adoptar el Gobierno son las que avalan la buena perspectiva de S&P.

"La baja carga de deuda fiscal de Chile, la estabilidad política y la economía muy flexible y resiliente apoyan esta clasificación", dice el informe de la agencia.

Alza de rating este año
En el último reporte de Standard & Poor"s sobre Chile, del mes de diciembre de 2010, el país pasó de una perspectiva "estable" a una "positiva", lo que fue ratificado ayer y se traduce en una posibilidad de, al menos, 33% de subir la nota.

Según Joydeep Mukherji, uno de los dos analistas a cargo del reporte de Chile, "no hay plazos definidos, pero pondría como referencia los 24 meses" desde el informe de 2010 para un alza en la clasificación. Es decir, durante este año. "Las perspectivas que pusimos en 2010 todavía están en curso. Dadas las incertidumbres a nivel mundial, queremos ser conservadores", agrega Mukherji en conversación con "El Mercurio", desde Nueva York.

¿De qué depende? De los avances de la economía chilena y la política pública. Con una deuda baja y un crecimiento estable, la clave para Chile ahora está en el ámbito microeconómico. "La pregunta es en qué medida la economía tiene la capacidad para absorber lo que viene de afuera y seguir creciendo cuando pase la tormenta (...) No estamos esperando una reforma grande o un cambio abrupto, sino un proceso", dice el analista de S&P, quien aclara que el umbral para pasar al siguiente nivel es más alto en la medida en que la economía va avanzando.

Para el ministro de Hacienda subrogante, Julio Dittborn, esto es un "elogio a la política contracíclica chilena" y un desafío para continuar con lo avanzado. Pero también es un reconocimiento a medidas como la agenda de impulso competitivo. "Si queremos mejorar, tenemos que avanzar en temas como la productividad de nuestra economía".

Demandas sociales
Un alza de la nota chilena dependería de un equilibrio de mayor gasto con disciplina fiscal. Chile podría quedar al nivel de Japón o de China

Si Chile logra subir un peldaño hasta el nivel "AA-", quedaría con la misma clasificación que dos de las cinco economías más grandes del mundo, China y Japón, y otros países de alto desarrollo o abundante riqueza, como República Checa, Taiwán o Arabia Saudita. Es el cuarto nivel más alto en la metodología de S&P.

Actualmente, la clasificación "A+" que tiene Chile según la agencia más grande del mundo lo ubica como el país latinoamericano con menor riesgo soberano, muy por sobre México y Brasil, con "BBB". Y entre los miembros de la OCDE se ubica como el 20° de mejor evaluación, por sobre España, Corea del Sur o Polonia. Hoy está a la altura de Israel.

La última alza en el rating nacional que aplicó Standard & Poor"s fue en diciembre de 2007, cuando le asignó la nota actual. Las otras dos agencias de clasificación tienen notas similares a las de S&P. Fitch Ratings le asigna a Chile un "A+", mientras que Moody"s, que ocupa una escala distinta, "Aa3", el cuarto grado más alto (El Mercurio).

Portal Minero