Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

El ministro Alvarez informó que en febrero debe zanjarse la solución definitiva para abastecer a Saesa y CGE.

6 de Febrero de 2012. El dolor de cabeza en que se ha transformado para el sector eléctrico la quiebra de la central Campanario -del fondo de inversiones Southern Cross podría tener una pronta solución. Ante las infructuosas negociaciones del síndico de quiebras, Herman Chadwick, para vender los contratos de suministro de la eléctrica, el Ministerio de Energía, en conjunto con la Comisión Nacional de Energía (CNE) trabajan aceleradamente en la confección de las bases y contratos para una nueva licitación.

"El mercado, diversos actores y el gobierno han procurado o instado a que se produzca la venta o cesión de los contratos de Campanario. Esta es una posibilidad que no se ha desechado, pero que hoy se ve muy difícil. Por ello estamos tomando todas las medidas para que, en caso de que eventuales cesiones no se den en las primeras semanas de febrero, podamos proceder a relicitar. Las autoridades del sector trabajan coordinadas y con celeridad para tener a la brevedad las bases y otros instrumentos necesarios para proceder con la licitación de los contratos en el corto plazo", señaló el ministro de la cartera, Rodrigo Alvarez.

La premura responde a los efectos económicos que tiene entre las eléctricas el cumplimiento de los contratos, que a partir de enero y por el alza en los costos marginales producen pérdidas que deben ser cubiertas por todas las generadoras del SIC. Los contratos de suministro con CGE y Saesa duran hasta 2023 y 2021, respectivamente, y fueron licitados a precios promedio de US$ 104 por MW y US$ 96 por MW. La diferencia con el costo marginal es lo que produce las pérdidas. En enero, el costo marginal lo que pagan las empresas por energía en el mercado spot subió 26% respecto al mismo mes de 2011, llegando a US$ 179 por MW.

Alvarez señala que en 2011 el sistema pudo contener las pérdidas generadas por los contratos, pero la situación cambió este año, lo que ha dejado expuestas financieramente a las generadoras de menor tamaño. Cálculos privados señalan que las pérdidas en este primer semestre podrían superar los US$ 100 millones para las eléctricas.

"Hasta diciembre, los contratos contemplaban una fórmula de indexación que permitió que el parque generador del SIC no se viera mayormente afectado. Pero a partir de enero, dicha fórmula experimentó un cambio que ha dejado a algunos generadores expuestos a las alzas del precio spot. Los próximos meses podrían ser complejos y para evitarlo o aminorarlo aceleraremos medidas", dijo Alvarez (LT).

Portal Minero