Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

En La Moneda descartan disminuir el impuesto específico a las gasolinas, o aplicar ajustes tributarios en esta materia.

22 de Febrero de 2012.- Al menos tres veces conversaron ayer el Presidente Sebastián Piñera y el ministro de Energía, Rodrigo Álvarez, para supervisar la estrategia con que La Moneda afrontará las demandas del movimiento social en Aysén en materia de combustibles.

Una serie de llamadas y reuniones al interior del Gobierno han derivado en la eventual aplicación de un subsidio que reduzca los precios en la distribución del combustible para la Undécima Región.

Este análisis se produjo tras la cita que sostuvieron la tarde del lunes - hasta la madrugada del martes- los ministros de Transportes, Pedro Pablo Errázuriz, y de Salud, Jaime Mañalich, con los principales representantes del movimiento social aisenino, y luego de no llegar a acuerdo sobre la regulación de las tarifas de las gasolinas.

Por esa razón, Álvarez se dirigió ayer en la mañana a La Moneda para coordinar esos esfuerzos junto al vocero de Gobierno Andrés Chadwick, con quien por media hora examinó el panorama y los posibles recursos para destrabar las negociaciones.

En tanto en Aysén, luego de que el Gobierno acordara una serie de propuestas en materia de Salud impulsadas por Mañalich, el ministro Errázuriz se reunió ayer en varias ocasiones con los líderes del movimiento y dirigentes del transporte. Esto mientras en Santiago varios expertos y técnicos de su cartera calculaban las posibles fórmulas con que se podría aplicar el subsidio.

La estrategia fue además confirmada por el propio Presidente Piñera, al comenzar su gira para dar a conocer los avances en materia de reconstrucción, ad portas de los dos años del 27-F.

El Mandatario dijo que "estamos analizando con los ministros de Energía y de Transportes fórmulas para poder facilitar el traslado del combustible y la distribución del combustible en la Región de Aysén y en otras regiones extremas, para darle un alivio a las familias que viven en esas regiones".

Luego de eso, en la tarde de ayer se reunieron en La Moneda los ministros del Interior, Rodrigo Hinzpeter; de la Segegob, Andrés Chadwick; de la Segpres, Cristián Larroulet, y el ministro Álvarez, para evaluar el mecanismo idóneo.

Y pese a que se especula con que Álvarez y Errázuriz viajen a Aysén para explicarles a los dirigentes sociales la propuesta que se defina, en la reunión se analizó que, de momento, esto no sería conveniente.

Ello porque las autoridades han estado pendientes de las movilizaciones en la zona, sobre todo de los llamados de algunos líderes locales a radicalizar el conflicto (ver nota aparte). Y, en este sentido, se estimó que mientras no se logren calmar los ánimos en la región y generar un ambiente propicio para el diálogo, nada se obtendría con exponer a dos ministros a una derrota política, que según La Moneda dirigentes aiseninos pretenden generar.

En cuanto a la fórmula resultante, se determinó que ésta debiera pasar necesariamente por un subsidio al transporte. La Moneda descartó así eliminar o reducir el impuesto específico a los combustibles, o cualquier alternativa que modifique la actual estructura tributaria.

Para estos efectos, los ministros Álvarez y Errázuriz estuvieron coordinados ayer durante todo el día. Cada uno de ellos trabajó por separado una parte de la propuesta que luego le enviaron por la noche al Presidente Piñera, para su revisión.

La coordinación de las autoridades obedece a que, si bien el dinero para este subsidio saldrá de los recursos "espejo" para las regiones originados por la subvención al Transantiago, por aspectos legales la medida la debe implementar el Ministerio de Energía, al estar relacionada con los combustibles. Al cierre de esta edición, el Mandatario aún estudiaba los documentos enviados por sus ministros.

Hoy a las 8:00 horas, Errázuriz y Álvarez se reunirán para afinar el "cómo" de la fórmula que se ofrecerá a los aiseninos. Luego, a las 9:30 horas, el titular de Transportes tenía contemplado reunirse con el jefe de gabinete, en La Moneda, y luego hablar ante la prensa.

""Estamos analizando fórmulas para poder facilitar el traslado del combustible y la distribución del combustible en la Región de Aysén".

PRESIDENTE SEBASTIÁN PIÑERA

El transporte encarece el combustible hasta en 30%

Todo el combustible que ingresa a la Región de Aysén lo hace en camiones, tras un cruce en barcaza desde Puerto Montt hasta Puerto Chacabuco; un trayecto de casi 500 km de navegación que tarda unas 24 horas. El cruce de un camión cuesta sobre el millón de pesos.

Desde allí el combustible se distribuye hacia los dos servicentros de Puerto Aysén y las seis estaciones de servicio de Coyhaique. A ambas ciudades su precio llega un 12% más caro que en Puerto Montt, sólo por concepto de traslado que recargan las empresas subdistribuidoras (de transporte).

A localidades más alejadas como Chile Chico (a 580 km de Coyhaique) y Cochrane (a 330 km de la capital regional) se recarga un 12% más por la distancia y la dificultad de transitar por los caminos de ripio de la Carretera Austral. Esto implica un 24% de recargo total, y en algunas ocasiones llega hasta un 30%, lo que explica precios de bencinas por sobre los $1.000 en zonas más alejadas.

A esto se suma que el mercado regional Aysén tiene 106 mil habitantes es pequeño, lo que causa precios más caros que en grandes ciudades, donde se obtienen ganancias por volumen de ventas. Esto, pese a que los dueños de los servicentros de Aysén afirman que su margen de ganancia es cercano al 2% (El Mercurio).

Portal Minero