Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

3 de Febrero de 2012.- Tres veces más que el cálculo inicial. A eso llegan los recursos conocidos de Minera Los Pelambres, que suman seis mil millones de toneladas de metal rojo y que según cálculos del saliente gerente general de la compañía, Ignacio Cruz, alcanzarían "para que la mina produzca cobre hasta el año 2100".

En la quinta mayor minera del país están analizando cómo explotar estas enormes reservas. Una opción es "adelantar" la producción y pasar de extraer 210 mil toneladas diarias a 700 mil, lo que implicaría realizar inversiones por US$ 10 mil millones, estimando que hacia el 2018 podría iniciarse esta fase de aumento de producción.

Hoy la empresa está en plena etapa de estudios, correspondientes a la prefactibilidad, mientras que la decisión de inversión se tomaría en dos años más.

Los Pelambres inició su producción en 2000 y fue diseñada para operar hasta el 2036, pero las sucesivas campañas de exploración mostraron la riqueza del yacimiento situado en el valle del Choapa. "Buscamos y buscamos y nunca hemos dejado de encontrar", sostiene Cruz en su última entrevista antes de dejar el grupo Luksic.

Para los años 2012 y 2013 tienen previsto realizar 130 mil metros de sondajes e invertir en ello US$ 30 millones, además de otros US$ 200 millones en mantención de las instalaciones de la mina.

-¿Se sabía que el yacimiento era tan rico?
"Yo creo que don Andrónico lo sospechaba", dice el saliente gerente sobre el legendario olfato del patriarca del clan, Andrónico Luksic Abaroa. "Por eso, creo que los accionistas están muy, muy contentos", comenta Ignacio Cruz.

Para hacer Los Pelambres, el fallecido empresario, que había comprado el yacimiento en 1985, se alió con las firmas japonesas Nippon (25%) y Mitsui (15%) a fines de los 90 en una gestión en que influyó su amistad con el ejecutivo nipón Eichi Nomura.

El año 2011, Los Pelambres logró su capacidad de diseño de 175 mil toneladas diarias de cobre, que se traducen en una producción anual de unas 400 mil toneladas de metal fino. La expansión de la faena se puede traducir, señala Cruz, en optar por la explotación subterránea.

En cuanto al recurso hídrico necesario para las operaciones de expansión, el ejecutivo minero es claro en señalar que "cualquier expansión de Los Pelambres implica agua de mar". La técnica ya la han usado con éxito en otras mineras del grupo como Michilla y luego, a mayor escala, en Esperanza.

Empresa selló contrato de suministro energético que viabiliza construcción de mayor parque eólico del país
Los Pelambres suscribió un contrato de compra del 80% de la energía que produzca el Parque Eólico El Arrayán con los accionistas de esta iniciativa, Pattern Energy y Ashmore Energy International. Este proyecto, que generará 115 megawatts , implicará una inversión por US$ 270 millones y en términos de capacidad constituirá el mayor parque de aerogeneradores en el país.

"Con esto, el 20% de la electricidad que requiere Los Pelambres provendrá de energías renovables no convencionales, lo que nos convierte en la minera que tiene el mayor porcentaje de estas energías en su matriz", sostuvo Ignacio Cruz.

La minera también genera otro 10% de la energía que se genera a partir de la inercia de las correas transportadoras del mineral, que transitan desde la zona de extracción, a 3.100 metros de altitud, hasta el área de procesamiento, situada 13 kilómetros más abajo, a 1.620 metros de altitud.

El parque El Arrayán estará ubicado en la costa de la IV Región, en las cercanías de Tongoy, comuna de Ovalle, y contará con un total de 44 molinos de generación.

De esta manera, Los Pelambres cumplirá con siete años de antelación y en forma voluntaria con el plan de Gobierno que para el año 2020 apuesta a que el 20% de la matriz energética del país provenga de ERNC, manifestó Cruz. Y agregó que el contrato de suministro significará para la minera obtener bonos de carbono por 160 mil toneladas de C0 {-2} al año, equivalentes al 88% de sus emisiones directas totales de C0 {-2} .

"Cumplí un ciclo en la compañía"
Tras casi 14 años en el grupo, Cruz se va. Su salida se sumó a otras en el conglomerado, tanto en Los Pelambres como en Esperanza y en el holding Antofagasta. Estos movimientos generaron ruido en el mercado, considerando la escasez de recursos humanos calificados a nivel gerencial y técnico.

-¿Por qué se va?
"He cumplido un ciclo. Hemos logrado una posición estable en producción, habiendo terminado nuestra expansión en 2010, y el 2011 logramos la máxima capacidad de diseño, de 175 mil toneladas por día. He podido desarrollar una nueva estrategia para esta década 2010 y 2020, con una nueva forma de mirar el negocio que está muy relacionado con la comunidad. Los Pelambres genera el 14% del PIB de la IV Región".

-¿Y qué va a hacer?
"Aún no tengo muy claro en qué actividad específica, pero sí sé que me interesa llevar a cabo una gestión de empresa como la que establecimos en Los Pelambres, tanto como ejecutivo como consultor. Me interesa aportar a una nueva manera de hacer empresa; que no sólo genere valor económico, sino valor social y ambiental".

-¿Se queda en la minería?
"Tengo un buen expertise en el área minera, pero no descarto en asumir en otras industrias que enfrenten una problemática social y ambiental importante".

-¿Ya tiene ofertas? Tengo entendido que lo están tentando de otras mineras...
"¿Usted cree? (Se ríe). He tenido algunas conversaciones, pero no hay nada concreto".

-¿Se reestructura el grupo?
"Mi salida, junto con la de Rodrigo (Herrera, gerente de estrategia y finanzas) tiene la misma explicación, que se cumplió un ciclo. No hay ningún cambio organizacional".

-¿Influyó la reestructuración propuesta por McKinsey?
"Se trabajó con el grupo, reestructurando el governance. Ya se terminó y significó que los principales directores de las firmas estén hoy en la mesa de Antofagasta" (El Mercurio).

Portal Minero