Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

En Endesa fueron informados ayer, y se encuentran analizando la decisión que tomarán en conjunto.

31 de Mayo de 2012.- ?La decisión se tomó en el directorio de Colbún realizado el martes pasado, aunque era una posibilidad que venían discutiendo hace tiempo. Y es que la falta de definición de la política energética por parte del gobierno finalmente terminó por desencadenar el que la generadora controlada por el grupo Matte decidiera “recomendar” la suspensión indefinida del ingreso del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de la línea de transmisión de Hidroaysén, proyecto en el que la compañía tiene el 49%. 

A pesar de que oficialmente le comunicaron a sus socios de Endesa recién ayer, lo cierto es que para ellos no fue una sorpresa. De hecho, era una idea que ya había sido planteada en anteriores directorios del proyecto. 

Además, el vicepresidente ejecutivo del proyecto, Daniel Fernández, afirmó en una entrevista a Reuters dada esta semana (el mismo día en el que se tomó la decisión en Colbún) que el principal problema no radicaba en trabas judiciales, sino más bien de la “incertidumbre en el ámbito regulatorio”. 

¿Qué gatilló esta drástica decisión? Increíblemente, nada.“Justamente ahora viene un tiempo largo en el que no hay ninguna decisión que tomar. Si lo hubiéramos hecho un mes antes, nos habrían dicho que estábamos tratando de presionar a la Corte Suprema. Este es un momento de tensa tranquilidad”, comentó una alta fuente del directorio de Colbún, quien puntualizó que esto implica dejar todas las cartas sobre la mesa. “Aunque esto no le va a gustar mucho al gobierno”, agregó.

“Estamos diciendo que este proyecto, que es emblemático y fundamental para el país, está ahí, a disposición. Si quieren que sigamos haciéndolo, lo hacemos, si quieren que lo hagan otros, perfecto. Si no quieren que lo hagamos, no lo hacemos. Nosotros ya pusimos toda la carne a la parrilla”, agregó el ejecutivo. 

La indefinición?

Según el hecho esencial, uno de los requisitos básicos para poder desarrollar un megaproyecto como Hidroaysén (con una capacidad de generación de 2.750 MW y cuya inversión para la central y la línea se estima en unos US$ 10 mil millones), es contar con un consenso tanto en los poderes Ejecutivo como Legislativo para realizar “los cambios institucionales y regulatorios necesarios para viabilizar los proyectos de generación y transmisión que demanda el desarrollo económico y social de Chile”. 

Al interior del directorio de Colbún reafirman este punto. “Esto trasciende los gobiernos, si se materializa el proyecto, se va a hacer a lo largo de varios gobiernos. Acordar con este gobierno da lo mismo, porque el que sigue puede ser distinto en este punto. Por eso necesitamos una política energética de largo plazo”, comentaron.

A esto se suma el ambiente de oposición a las cinco centrales que están contempladas en Hidroaysén, en prácticamente todos los estamentos. “Teniendo las centrales aprobadas por la Corte Suprema, vemos la oposición tanto en el Congreso como en todas partes. Entonces acá se tiene que definir una institucionalidad, que tiene que ser consensuada en el gobierno y el congreso, no en las calles”, dijo.

Los socios?

El siguiente paso que queda al interior de la mesa de Hidroaysén es qué definición tomarán en conjunto Colbún y Endesa. La multinacional se encuentra en etapa de estudio de la recomendación hecha por su contraparte, y debiera haber un pronunciamiento en los próximos días. Sin embargo, recalcan, las relaciones entre ambas compañías son “muy buenas”, y esto no implica quiebre alguno en la sociedad.

En relación a la disponibilidad de capital que tendría Colbún para financiar el proyecto, fuentes señalaron que éste no es un factor a considerar actualmente, debido a que faltarían varios años para recién poner la primera piedra. “Y si es por buscar capital, hay una cola de empresas que quieren entrar”, afirmaron.

Una opción que no está descartada es que ingresen nuevos socios a la sociedad, ya sea un privado, o incluso el Estado mismo. Respecto de esta última opción puntualizan, eso sí, que no han recibido ninguna señal del gobierno al respecto. 

“Cuando hablamos de nuestra disposición a adaptar la propiedad de Hidroaysén nos referimos a que se podrían incorporar socios al proyecto completo, al proyecto de transmisión o al de generación. Estamos abiertos a cualquiera de esas alternativas”, informó el presidente de Colbún, Bernardo Larraín, quien además señaló que esto no puede ser tomado como una señal de que la compañía esté vendiendo su participación en Hidroaysén. “Si estuviéramos en proceso de venta, no estaríamos recomendando suspender indefinidamente su desarrollo”, dijo.

DF
Portal Minero