Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

"Probablemente tendremos en los próximos cinco años precios elevados en el cobre. Hay que prepararse para ese escenario", afirma el economista y ex consejero del Banco Central. 

14 de Mayo de 2012.- Una optimista mirada del futuro de la economía tiene Jorge Marshall. El ex consejero del Banco Central y actual decano de la facultad de Economía y Negocios de la Universidad Andrés Bello destaca la fortaleza que tendrá este año y el próximo el crecimiento, de la mano de un precio del cobre que estima se mantendrá alto por los próximos cinco años.

Pero advierte: "La gobernabilidad de una fase de auge en el precio del cobre y en las inversiones que se están desarrollando en toda la zona norte del país es el tema de la mayor complejidad".

-¿Ve una situación de riesgo en el gasto público, como han sostenido algunos economistas?

-La economía chilena está en una trayectoria de crecimiento más robusto que la que considera el Banco Central y también la política fiscal. El Banco Central ha trabajado con la hipótesis de una desaceleración del gasto y en los últimos años la política fiscal ha mantenido una expansión del gasto, buscando apoyar el crecimiento de la actividad.

Después de varios trimestres creo que el escenario para este año y para el próximo no es de una desaceleración, sino que de un crecimiento robusto que podría durar por varios años, empujado por la inversión en el sector minero y energético.

-¿Se debe revisar la política fiscal planteada para este año?

-No hay ningún desequilibrio importante, de modo que lo que deben hacer el sector público es ir preparando mayores holguras en los años que vienen. Lo que ha hecho la política fiscal es estrechar las holguras en los últimos dos años innecesariamente y, por lo tanto, tiene que restablecerlas, aunque no creo que deba hacer modificaciones este año. El plan de contingencia que anunció a comienzos de año está archivado y, con ello, la posibilidad de mayor flexibilidad y expansión del gasto.

La economía tiene mucha solidez en sus equilibrios macro, pero claramente el gasto está creciendo más que el ingreso y como consecuencia de eso tenemos un déficit en cuenta corriente que está aguantando. Por otro lado, el producto está creciendo más que la capacidad productiva y, como consecuencia de eso, tenemos presiones inflacionarias que se manifiestan más en el sector no transables.

-¿Y adelantar la meta estructural?

-En general está bien encaminada, pero dado el escenario de mayor solidez en el crecimiento creo que se puede adelantar esa meta.

"Estábamos subestimando el crecimiento potencial"

-¿La fortaleza de la economía se debe a factores estructurales?

-Cuando el Banco Central revisa las cuentas nacionales llega a la conclusión de que la economía venía de una trayectoria más sólida de la que habían indicado las estadísticas. Estábamos subestimando el crecimiento potencial que está probablemente por encima del 5% y hay que considerar el efecto que el mismo Banco Central estimó respecto del impacto del precio de la energía en Chile que es de 20% por encima que el promedio de los países de la orden de 0,3 puntos porcentuales de crecimiento. Si enfrentamos bien el panorama energético -llegamos a los precios promedio no de la región, sino que de la OCDE- podríamos llegar a tener un crecimiento potencial de 5,5%.

La energía y la minería tuvieron un fuerte ciclo de expansión en los 90 y luego en la década pasada tuvieron un bajón. El sector energético por la crisis argentina y la minería porque venía de un ciclo muy fuerte. Ahora los dos sectores están con procesos de inversión muy significativos.

-¿Se puede cumplir la meta de crecimiento potencial de 6% que se autoimpuso este gobierno?

-La economía traía una trayectoria de crecimiento que ha ido aumentando por el cobre. No creo mucho en las metas de crecimiento de los gobiernos, se presta para una cierta una liviandad en la opinión económica de las autoridades. Hay que darle gobernabilidad al crecimiento actual. Ese es el desafío.

-¿Cómo evalúa el escenario internacional? El FMI anticipó bajas en los precios de los commodities para fines de este año y el próximo, ¿lo ve también?

-Probablemente tendremos en los próximos cinco años precios elevados en el cobre. Por tanto, hay que prepararse para enfrentar ese escenario que implica dificultades con las inversiones y restricciones en aspectos claves como energía, agua y acuerdos con las comunidades. La gobernabilidad de una fase de auge en el precio del cobre y en las inversiones que se están desarrollando en toda la zona norte del país es un tema de la mayor complejidad.

El gobierno ha planteado una agenda energética que es muy razonable, pero que requiere de una alta dosis de trabajo con las comunidades y con los sectores políticos para que sea implementada y tenga la viabilidad.

"Esperaría al menos dos aumentos de tasas de aquí a fin de año"

-¿Las últimas cifras de IPC ponen paños fríos a los riesgos inflacionarios?

-Las últimas señales son de muy corto plazo y no se pueden usar para proyectar la inflación. La crisis internacional ha ayudado a disipar las presiones inflacionarias, porque es difícil en este contexto convertir el bajo desempleo en aumentos de salarios. Pero la inflación en el sector no transable está en 5%, lo que refleja un panorama más complejo en el mediano plazo.

Creo que el Banco Central está barajando un escenario en que la economía se modera en su crecimiento y no creo que hoy día haya indicios claros de que eso vaya ocurrir.

-¿Fue un error del Banco Central bajar la tasa de interés?

-No, porque el escenario internacional que había en ese instante era de alta complejidad. Todavía no había evidencia de que Estados Unidos mejoraba sus cifras de crecimiento. En general, ha hecho lo adecuado, tanto en las alzas como en las bajas.

-¿Y cómo ve la política monetaria hacia adelante?

-Esperaría al menos dos aumentos de tasas de aquí a fin de año, cerrando en 5,5% probablemente. La TPM no está demasiado distante de lo que debiera estar y no encuentro al Banco Central con la necesidad de hacer un ajuste importante, ya está en 5%.

 "Las primarias dan oxígeno a la Concertación"

Jorge Marshall apoya que haya primarias en Concertación: "Es algo que le da oxígeno, que genera debate y va promoviendo nuevos liderazgos".

"No estamos discutiendo quién será el próximo Presidente, porque después de la encuesta CEP queda muy claro que hay una sola candidata, Michelle Bachelet, que tiene una ventaja enorme. Pero para el futuro necesitamos líderes... Le hace muy bien a la política chilena y a la Concertación que haya una nueva generación de líderes como Velasco, Orrego y Rincón", afirma.

"La reforma tributaria no habla el lenguaje que la sociedad quiere escuchar"

"Hay aspectos positivos en la reforma tributaria. En primer lugar, hay conciencia en el país de que necesitamos más recursos para la educación, que debemos hacerlos con moderación y que las empresas tienen que hacer un aporte mayor. Tener una tasa de tributación de primera categoría de 20% es valioso. Lo negativo: No tiene un mensaje", afirma Jorge Marshall.

Explica que "lo que el país y la sociedad chilena están buscando es igualdad de oportunidades y la reforma no habla el lenguaje que la sociedad chilena quiere escuchar y, por tanto, está destinada a producir una discusión bastante estéril".

"La sociedad confía en el crecimiento y cree que vamos a llegar al desarrollo, pero no está optimista desde el punto de vista de la igualdad".

-¿Es un riesgo que esta reforma no responda a la presión ciudadana que es dónde nace?

-La presión ciudadana está presente y el desafío de los gobiernos y de los líderes políticos es encauzarla y hacerse cargo de la percepción que hay sobre ciertas falencias. Y esta reforma no se hace cargo de ese mensaje, sino que es un conjunto de medidas diseñadas entre cuatro paredes que responden a un objetivo sin una convicción.

-¿Qué le parece la rebaja de impuestos a las personas?

-La reforma baraja una serie de temas que han estado en la discusión tributaria en los últimos años, como el impuesto a empresas y personas. Pero el tema de hoy es la igualdad de oportunidades y no hay sintonía entre lo que la sociedad está pensando y lo que la reforma está transmitiendo.

-¿Y cómo se avanza para lograr ese objetivo?

-Hay sectores que no están pagando la tasa de impuestos que corresponde a su nivel socioeconómico. Por ejemplo, los que tributan por renta presunta, las sociedades de personas que pagan impuestos de primera categoría, pero no pagan el global complementario, y las exenciones que existen en algunos sectores. Una reforma centrada en igualdad de oportunidades sería, por ejemplo, que todos en el mismo tramo paguen los mismos impuestos.

-¿Es suficiente la carga tributaria a la que se quiere avanzar?

-Probablemente lo que vamos a tener en los próximos años es un aumento gradual y moderado de la carga tributaria en la medida que tengamos que hacer ciertas reformas y ciertas inversiones. Eso es inevitable si queremos alcanzar el desarrollo.

La Segunda
Portal Minero