Skip to end of metadata
Go to start of metadata

México

04 de Mayo de 2012.- Actualmente el 73.63 por ciento de la clase trabajadora de Real de Catorce percibe hasta 2 salarios mínimos, lo que se ha vuelto la principal razón del grado de pobreza que se vive en la zona; por ello, a pesar de las oposiciones a los trabajos de la Minera Real Bonanza en la reserva Wirikuta, existe un grupo de personas que están a favor del proyecto, principalmente por la promesa de empleo bien remunerado.

"Hay muchos que no quieren que se abra la mina, pero en su mayoría son los que no viven aquí, porque los que somos de este lugar necesitamos trabajo, sobre todo porque hay madres solteras, o con maridos en Estados Unidos, hay mucha migración… vea las casas: están vacías, la gente no tiene de qué vivir", comentó un grupo de activistas que están a favor de la empresa First Majestic.

De acuerdo con la información de la minera, han recibido más de 300 solicitudes de empleo para trabajar en la mina, pues han ofrecido hasta 5 salarios mínimos para cuando comiencen operaciones.

"Aquí no había hambre cuando estuvo la otra mina, las mujeres vendíamos y pedíamos incluso apoyo a los mineros y con eso se levantó la iglesia; teníamos clínica las 24 horas, había un ingreso; ahora no se hace nada, de dónde, la gente no tiene dinero. Nosotros carecemos de todo, estamos al día, tenemos 12 locales y están cerrados porque no hay a quién vender", comentó una de las mujeres que pertenece a la organización civil Guardia Leal Esencia Catorceña y quien pide que sean escuchadas sus opiniones.

Ante los conflictos y divisiones que ha generado el proyecto para explotar una mina de plata en la zona de la reserva Wirikuta, los pobladores también han comenzado a manifestarse y a emitir sus posturas, incluso el sacerdote del pueblo ha entrado al debate.

"Sí a los sitios sagrados, sí a la minería, hermano huichol, respétanos y te respetamos", es una de las mantas que se pueden leer en Real de Catorce y cerca del poblado Potrero, donde la gente vivía de la actividad minera.

"El sacerdote también se opone, los sermones que da son contra la mina, dice que nos van a contaminar y se acabará el agua, pero no es cierto, desde siempre hemos vivido aquí y no padecemos enfermedades y menos falta de agua", manifestaron.

Para los pobladores, lo primordial es tener una fuente de empleo a largo plazo, que dé sustento a las siguientes generaciones. "Sí hace falta una fuente de trabajo, llámese mina o no llámese mina. No nomás que diga un presidente o candidato que habrá empleos en 3 o 6 años, necesitamos algo a futuro para nosotros y nuestros hijos", dijo Abraham Hernández, caballerango de la zona.

Lo cierto es que las familias que están a favor no sólo piden ser escuchadas, sino que el gobierno federal manifieste el firme compromiso de resolver el conflicto y los que se oponen volteen a ver la pobreza y marginación del lugar.

"Yo tengo un trabajo, pero hay quienes definitivamente no tienen nada. Entonces sí queremos que haya una fuente de empleo; y si es la mina, con mucho gusto, y si es otra empresa, también la recibimos. La gente que no vive aquí no sabe las carencias", lamentó Abraham.

El grupo de Guardia Leal advirtió incluso con hacer marchas y mayores manifestaciones, pues aseguran que "no dejaremos ir el empleo nomás por la gente que está en contra".

 Inversiones

Información del Periódico oficial del gobierno de San Luis Potosí de 2010 asegura que los recursos turísticos existentes en Real de Catorce requieren de mayor inversión en infraestructura y servicios que permitan ser aprovechados como factores de crecimiento económico, pues si bien las actividades agropecuarias son importantes, tienen un bajo nivel de productividad, lo que limita la competitividad en el mercado nacional e internacional.

Además, otro grave problema es la tasa de migración de los pobladores que va hacia otros territorios o fuera del país, lo que agrava el panorama, pues no se observa una comunidad competente ni productiva.

 Intromisión

Los pobladores también lamentaron que hay un grupo de extranjeros  en Real de Catorce que está en contra de los proyectos de la minera, y eso también perjudica no sólo a los intereses de la comunidad, sino al desarrollo económico de la región. "Aquí somos dos mil habitantes originarios de estas tierras, pues aquí nacimos y vivimos. Es una injusticia que se le haga caso a gente extranjera, y no a los que toda la vida hemos vivido de la minera, y somos los que más necesitamos un empleo", reiteraron los habitantes a favor.


Cronica.com.mx
Portal Minero