Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

“El budismo sin duda que cambió mi vida”, asegura la directora de ENAMI. Además, su vida fuera del ámbito laboral gira entorno a la práctica del yoga y pilates, y cada vez que puede viaja a la India donde visita los monasterios budistas.

Miércoles 12 de Diciembre de 2018.- “Como una persona feliz. Siempre estoy contenta, soy súper optimista”. Así se define la directora de ENAMI, Juanita Galaz, al iniciar su conversación con Portal Minero.

Juanita Galaz es ingeniero civil de Minas de la Universidad de Chile y cuenta con 38 años de experiencia en el ámbito de la sustentabilidad y evaluación ambiental en el sector minero e industrial. Toda una vida vinculada a la industria minera, donde actualmente es socia directora de la empresa consultora ambiental Minería y Medio Ambiente Ltda. (MYMA) y directora de la Red de Ingenieras de Minas (RIM Chile).

Su carrera cuenta con pasos por ENAMI en Vallenar como ingeniero de procesos y jefa de planta, durante sus primeros diez años de carrera. A esto se suma su experiencia como profesora en la Universidad de Chile y en el Sernageomin, entre otros.

El ingreso de la mujer en minería

Para Juanita Galaz nunca fue tema el hecho de tener que trabajar en faenas mineras, donde a comienzos de la década de los 80 la presencia femenina era casi nula. Como ella relata, “durante mi segunda práctica fui asignada a la mina y estaba todo considerado para los hombres, no habían condiciones para recibir a una mujer, pero nunca tuve problemas con eso, ni para la gente con la que trabajé tampoco fue un problema”.


En la actualidad, la participación femenina en el sector bordea el 8%, pero todos los actores coinciden en que esto irá en aumento. En este contexto, Juanita Galaz afirma que “estoy gratamente sorprendida por el interés de las mujeres en estudiar carreras vinculadas a la minería”.

“Hoy día ver a mujeres manejando maquinarias, equipo pesado o dirigiendo grupos de trabajo me parece espectacular. Nunca vi las limitaciones para que las mujeres pudieran hacer lo mismo que los hombres”, añade.

La filosofía budista, un cambio en su vida

Corría 1993 y Juanita Galaz estaba en la búsqueda de dar un giro en su vida en el ámbito personal. Fue en ese momento que al comprar algunos libros se dio cuenta que todos apuntaba a un solo tema: Explicar lo que es la filosofía budista. De ahí en adelante Juanita abrazó el budismo, atesorándolo como “una forma de vida”, enfatiza.

“Gracias al budismo mi vida giró en 180 grados. Para mí fue un descubrimiento el hecho de que uno puede observar su propia mente y ver como los seres humanos generamos nuestro propio sufrimiento. Son nuestras formas de pensar lo que nos lleva a pasarlo mal”, detalla la directora de ENAMI.


Adentrándonos en lo que significa el budismo y las implicancias que tiene, Juanita nos explica que el budismo ayuda a que cada persona desarrolle su ilimitado potencial, valorando al máximo su propia vida y la de los demás.

“Si cuando nos sentamos frente a un plato de comida nos damos cuenta que todas las verduras, el arroz, los fideos, pasaron por un proceso y por muchas manos antes de llegar a tu plato, uno empieza a valorar al otro y a ser parte con el otro”.

La práctica y los viajes a la India

Al seguir la conversación y al ser consultada sobre el tiempo que le dedica al budismo, Juanita nos subraya: “Invierto gran parte de mi tiempo cuando no estoy trabajando. Ahí medito y observo mi mente, y lo hago sola o en grupo. Cuando se hace en grupo la idea es que se vaya juntando tu energía con la del otro y la del otro”.


Respecto a sus viajes a la India, señala que el objetivo es conocer las raíces del budismo y tener contacto con los monjes que están encargados de difundir las enseñanzas.

“He viajado unas 10 veces a la India. Voy a los monasterios a tomar contactos con los monjes y el solo hecho de estar con ellos me siento en casa”, asevera.

Yoga y Pilates

Como lo hemos podido apreciar a través del relato, el budismo ha sido fundamental en la vida de Juanita Galaz. Junto con ello, la práctica del yoga y pilates, complementan el cambio que ha realizado en su vida desde hace más de dos décadas.

En este contexto, fue durante su último viaje a la India en 2017, que Juanita obtuvo el grado de instructora de yoga durante un curso realizado en Katmandú, Nepal.

“Practico yoga todas las mañana cuando el tiempo me lo permite. En cuanto al Pilates, asisto a un curso donde realizamos ejercicios dos veces a la semana”, nos explica y enfatiza: “Voy a cumplir 64 años y espero que la meditación, el yoga y pilates me ayuden a pasar una mejor vejez”.

El apoyo familiar

Juanita Galaz está casada hace 20 años, por segunda vez, y si bien no tuvo hijos, ella ha logrado conformar una familia muy unida junto a su marido, sus dos hijos y su pequeño nieto.

Al respecto, destaca la importancia del apoyo que ella recibe para poder desenvolverse laboralmente en un ámbito en donde cuenta con poco tiempo libre.

“El apoyo familiar es fundamental en esta y en cualquier profesión que requiera tanto tiempo fuera del hogar. Sin el apoyo de los tuyos no es fácil desenvolverse”, destaca Galaz.

“En ese sentido, siempre he tenido el empuje y la contención necesaria, porque como en todo trabajo, a veces uno tiene momentos no tan buenos y necesitas que tu pareja esté ahí, te abrace y te contenga”, finaliza.

Portal Minero

Portal Minero