Versions Compared

Key

  • This line was added.
  • This line was removed.
  • Formatting was changed.

...

Estudio de Cochilco arrojó que el costo de caja de las mineras locales pasó de US$1,3 por libra a US$1,39, por caída del tipo de cambio y mayor gasto en remuneraciones, energía y otros. Pese a ello, la industria chilena sigue entre el segundo y tercer cuartil de costos de la industria a nivel mundial.

mineria-cochilco-costosImage Added

Miércoles 30 de Mayo de 2018.- El aumento del gasto en remuneraciones, servicios, energía eléctrica y combustibles, sumados a la caída en el tipo de cambio, impactaron los costos de la industria minera nacional durante el año pasado, frenando la tendencia a la baja que se venía registrando desde 2014.

Así lo reveló un estudio elaborado por el Observatorio de Costos de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), que será presentado hoy en el marco de la charla “Desafíos del Control de Costos en un Escenario de Mayores Precios del Cobre” en la Universidad Andrés Bello y que mostró que en 2017 el costo C1 o cash cost -que se utiliza para comparar la gestión de la industria- se incrementó en 6,9%, frente al año anterior, pasando de US$ 1,30 por libra de cobre (lb) en 2016, a US$ 1,39 el año pasado. “En términos generales la caída del tipo de cambio promedio anual (de $28 por dólar), impactó negativamente en aquellos elementos de gasto que tienen una componente en moneda nacional tales como: remuneraciones, servicios de terceros y materiales. En menor medida y excluyendo el efecto tipo de cambio, se observan aumentos de los ítems remuneraciones, de energía y combustibles”, señaló el vicepresidente ejecutivo de Cochilco, Sergio Hernández.

El análisis, que consideró 21 operaciones mineras que representan el 92% de la producción de cobre mina del país, detalló que los 9 centavos de dólar por libra de incremento registrados entre un período y el otro, se descomponen de la siguiente manera: 0,8 centavos por gestión; 4 centavos por factores de mercado; y 4,2 por factores geológicos, es decir, caída en la ley de mineral.

Un aspecto relevante fue el aumento de las dotaciones, en especial de los contratistas, que subió 8,1% en 2017 frente a 2016, con aproximadamente 6 mil nuevos empleos. También, el efecto de menor producción debido a la huelga de Escondida y de otras 12 operaciones, que en conjunto dejaron de producir 55 mil toneladas de cobre, a lo que, además, se sumó el efecto de la caída de las leyes, equivalentes a 183 mil toneladas de menor producción en las compañías consideradas en el análisis.

El estudio también arrojó que de las 21 operaciones consideradas, 14 subieron sus costos y otras siete lograron reducirlos. “Uno de los aspectos que marcó la diferencia fueron los descuentos por créditos por subproductos (que se restan a los costos), y que en especial favoreció a aquellas operaciones que producen y comercializan molibdeno”, explicó Hernández, añadiendo que el precio promedio anual de este producto aumentó 26,6% durante el 2017.

“Por otro lado, mayoritariamente las empresas que aumentaron sus costos son aquellas que redujeron su producción en 2017, en relación al año anterior”, puntualizó.

No obstante, para el vicepresidente ejecutivo de Cochilco, estos números reflejan que la minería chilena, en términos de costos, es una industria sana, debido a que logró detener la alza que se venía observando hasta el año 2012 y, por otro, es competitiva, ya que la curva de costos es relativamente plana. En ese sentido, es importante destacar que en 2016, se logró reducir los costos en 14% frente al año anterior.

“Sin embargo, según publicaciones especializadas el promedio del cash cost país aún se ubica entre el segundo y tercer de cuartil de costos a nivel mundial; es decir, hay espacio para reducir los costos”, aseveró Hernández.

Codelco

En relación con la situación de la estatal, Hernández puntualizó que el cash cost promedio 2017 de las siete operaciones de Codelco que analiza el Observatorio de Costos, fue 15 centavos de dólar menor que el promedio de las 14 operaciones privadas del análisis realizado.

“Son muchas las variables que inciden en los costos. Sin embargo, un aspecto a considerar es el desarrollo que tendrán las negociaciones colectivas en lo que resta del año. Cualquier detención de la producción, por esta u otras razones, repercutiría negativamente en los costos.

Otro aspecto tiene relación con el tipo de cambio. La última encuesta de expectativas del Banco Central indica que la mediana del tipo de cambio se ubicaría en torno a los $620 por dólar en los próximos dos y 12 meses. Si se cumplen dichas expectativas habría una presión al alza de los gastos expresados en moneda nacional”, proyectó Hernández respecto a los costos que podría enfrentar la industria este año.


...