Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Considerando el abanico de asesores involucrados, el manejo de la planificada combinación de Glencore y Xstrata ha sido muy torpe.

11 de Septiembre de 2012.- Los cambios propuestos al acuerdo, ahora en su octavo mes, sugieren una creciente honestidad sobre las intenciones de Glencore. En febrero, el acuerdo fue presentado como una “fusión entre iguales”. Pese a que todavía es presentada por Glencore como una fusión, tiene un aire de compra, ¿cómo más se puede explicar por qué Ivan Glasenberg, de Glencore, quiere que el director ejecutivo de Xstrata, Mick David, salga en seis meses??Tampoco la propuesta de Glencore de aumentar el ratio de fusión a 3,05 acciones de Glencore (desde 2,80) por cada título de Xstrata y su declaración de que no hará más aumentos constituyen el acuerdo total, pese a que Xstrata la trata como una oferta total y final.

Los inversionistas que aún creen que el acuerdo es una fusión deberían aceptar el ratio mejorado, aunque como una compra el premio implícito de 17,6% el precio de la minera en febrero no refleja remotamente el cambio de control que Glencore busca. Cierto, el tono de Glencore ayer fue menos hostil que el viernes, cuando delineó su propuesta, y cambiaría ahora desde un esquema de acuerdo a una oferta de compra sólo con el consentimiento de Xstrata y del Panel de Compra, un gesto que apunta a ganarse al directorio de Xstrata.

Mientras más tiempo continúen los inversionistas consintiendo a Glasenberg y Davis en su teatro de acuerdo público, más se volverá el ciclo de los commodities en contra de los mineros. Los inversionistas de Xstrata que no han vendido pueden inquietarse todo lo que quieran sobre si la remoción de David desatará la salida de los gerentes operaciones de Xstrata y sobre qué términos se quedarán. Más ampliamente, la fusión todavía tiene sentido operacional y financieramente. Pero el camino con recodos desde febrero hasta las propuestas delineadas ayer muestran que Glencore aún es una curva de aprendizaje para los inversionistas. Su miedo a si ya han visto sus verdaderos colores podría matar su acuerdo.

DF
Portal Minero