Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Industria espera un incremento en el número de procesos arbitrales por el precio de la energía, tras el retraso y suspensión de proyectos de generación.

03 de Septiembre de 2012.- ?El proyecto Caserones podría ser el ejemplo más concreto de la crisis energética que se produciría en el país: aún sin haber comenzado la extracción, la minera, que involucra una inversión de US$ 2.000 millones, se encuentra en arbitraje con Endesa por el contrato de suministro. Y el proceso, que debiera durar un máximo de seis meses, recién comienza, ya que se acaba de nombrar como juez árbitro a Arturo Yrarrázaval, miembro del Centro de Arbitraje y Mediación de la Cámara de Comercio de Santiago.

Si bien los planes de explotación del yacimiento propiedad de Lumina Copper siguen su curso original, lo cierto es que el cambio del escenario energético que había hace un par de años, cuando se firmó el contrato con Endesa, a la realidad actual, hizo que los supuestos iniciales cambiaran considerablemente.

El rechazo de Castilla, Punta Alcalde, Barrancones, además del retraso de varias líneas de transmisión (ya sea por atrasos en los procesos de licitación o por problemas en obtener las servidumbres) redundaron en que la compañía deberá salir a comprar energía para poder cumplir dicho contrato.

El problema: si el acuerdo consideraba un pago por MW/h en un rango entre US$ 80 y US$ 110, ahora Endesa debería adquirir en el mercado spot a cerca de US$ 250. Y ya para enero del próximo año está contemplado que la mina levante carga por unos 60MW, llegando a 150MW a fines de 2013.

Los escenarios que se manejan en estos momentos involucran el que Caserones finalmente deba renegociar con la empresa, o buscar a un nuevo proveedor de energía, o que Endesa deba absorber parte de ese costo adicional.?

¿Los únicos? ?

“Llegó el momento de quemar petróleo”. Así definen en las generadoras a esta etapa en la que principalmente debieran comenzar a materializarse proyectos mineros que cuentan con un contrato de suministro ya firmado, pero que se deberán cumplir acudiendo a centrales diésel, más contaminantes y caras.

Así, la mayoría ya se encuentran revisando los contratos con clientes en los que se pueden producir cambios en las tarifas por “factores externos”, mientras que por otro lado también se están preparando para enfrentar un posible incremento en el número de arbitrajes que se podrían presentar, debido a que el cumplimiento estricto de ciertos contratos implicaría comenzar a operar a pérdida en varios casos.

La paralización de la termoeléctrica Castilla afectaría negativamente al futuro de proyectos mineros por casi US$ 19 mil millones.

Entre ellos, además del proyecto Caserones, destaca Cerro Casale, de las empresas Barrick Gold y Kinross, el que considera una inversión por ejecutar de más de US$ 6.000 millones. A esto se suma Pascua Lama, con US$ 2.450 millones en inversión, mientras que la estatal Codelco, en tanto, también se vería afectada con sus proyectos en la División Salvador.

DF
Portal Minero