Skip to end of metadata
Go to start of metadata

Chile

Ante la ola de problemas que enfrenta el sector eléctrico y las pocas señales claras desde el gobierno para resolverlos.

01 de Junio de 2012.- Un golpe a la cátedra. Nadie quedó indiferente con la recomendación que hizo Colbún de frenar indefinidamente los estudios para la línea de transmisión del proyecto HidroAysén.

En la industria aseguran que la queja de la eléctrica de los Matte “es entendible y compartida”. Pero hay otra arista que más preocupa: casi todos concuerdan que la decisión de Colbún podría sentar un precedente y que muchos más podrían seguirlo. “Todos están preocupados por la situación que se vive, la falta de definiciones, por lo que es bastante probable que otros hagan lo mismo”, dice un alto ejecutivo de la industria eléctrica.

Es que la preocupación sobre falta de definiciones en el tema eléctrico es algo compartido. Además, muchas de ellas están sufriendo retrasos por causa de temas judiciales, incluso con resoluciones ambientales aprobadas.

De paso, aseguran que por lo mismo la decisión de los Matte no es que ejerzan presión sobre el gobierno, sino que es un llamado de atención de un tema que está presente, pero que el gobierno no ha sabido enfrentar.

Una posición incómoda?

Ejecutivos de una generadora, señalan que el presidente Piñera quedó en una encrucijada: aceptar el desafío de los Matte o ceder ante las presiones de los grupos opositores. En ambos casos, habrá un alto costo para el Ejecutivo. 

Si decide aceptar el llamado de Colbún, corre el riesgo de repetir las multitudinarias protestas que tuvo el año pasado. Si, por el contrario, elige no hacer nada -como lo mayoría piensa que hará-, la señal que enviará a los inversionistas será nefasta, y se unirá a otros episodios en esta línea, como el telefonazo que dio el mismo Piñera para frenar Barrancones, de la francesa GDF Suez.

Pero esta posición de indiferencia del gobierno es esperada y su apuesta es por la discusión que deberá darse en 2013, un año de elecciones y, especialmente, porque será el próximo gobierno quien deberá tomar decisiones de fondo.

La señal de los Matte?

Un día después del golpe, Colbún salió a repetir su mensaje: “¿Qué esperamos? Que se debata y se alcance un consenso para la política energética en el país. Nada más ni nada menos”, dijo el presidente del directorio, Bernardo Larraín Matte.

El ejecutivo agregó que “el proyecto empezó el 2006. Estamos en el 2012 y el país cambió, y la ciudadanía demanda más participación en materia energética y ambiental. El país debe tomar decisiones sobre qué tipo de energía queremos para los próximos 50 años: más o menos carbón, más o menos hidroelectricidad, petróleo, cuánto más de energía renovable”.

Además, añade que la idea es que “busquemos los consensos necesarios donde corresponde. Lejos de presionar, nuestra decisión es abrir una puerta grande”.

El análisis de Endesa ?

En tanto, ayer a las 10 de mañana en Santa Rosa casi esquina Alameda, se reunía el directorio de Endesa, que tiene un 51% del proyecto para analizar el tema. Al salir de la reunión, la firma controlada por la italiana Enel indicó que pidió a sus directores en HidroAysén que soliciten una reunión de directorio extraordinaria -a celebrarse en los próximos días-, donde pudieran pronunciarse “respecto de los estudios destinados a la elaboración del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto de transmisión”, reza el hecho esencial enviado al regulador.

Y aunque el comunicado no da indicios de qué está pensando realmente Endesa, existirían dos visiones al interior de la mayor generadora del país. Primero aseguran que para la firma no fue una sorpresa el anuncio de Colbún, dado que venían comentanmdo desde hace tiempo el complejo escenario. Eso sí sólo el miércoles se enteraron que ese día harían patente su molestia -y de paso la forma cómo lo harían-. Y aunque aseguran que la multinacional está de acuerdo en el punto, se habría decidido que alzara la voz un grupo local, en especial los Matte, para darle mayor fuerza al reclamo.

En tanto, otros personeros de la administración cuentan que el directorio se reunió para ver cómo leían la decisión de Colbún. Una de ellas es que los Matte tratan de hacer un llamado de atención al gobierno de la responsabilidad que le compete en el tema energético.

Sin embargo, otro punto que se analizó es que Colbún estaría dispuesto a vender su participación, dado el complejo momento que están viviendo y la alta inversión que demandará el proyecto. Sólo hasta ahora, en estudios, se han invertido más de US$ 200 millones.Endesa tendría dos escenarios, ante su compromiso de realizar el proyecto. Uno de estos es comprar la participación que tiene Colbún, o, aprobar el socio que podría entrar.

El otro involucrado?

En medio de Endesa, Colbún y el gobierno, aparece otro afectado: Río Cuervo, controlado por la australiana Origin y Xtrata Cooper. La generadora, que levantará las centrales hidroeléctricas Cuervo, Blanco y Cóndor por 1.069 MW, llegó a un memorándum de entendimiento con HidroAysén a fines del año pasado para compartir la faja de terreno en que ambas firmas emplazarían sus propias líneas de transmisión.

Fuentes de la firma aseguran que “continuamos evaluando permanentemente nuestro sistema de transmisión, con el fin de lograr la solución más sustentable en esta materia y por supuesto estamos atentos a la definiciones que vaya tomando la autoridad en cuanto a la carretera eléctrica y las medidas tendientes a proteger la Patagonia”, aunque evitan referirse a cómo les afectará la decisión de frenar HidroAysén si es que el directorio termina aceptándolo.

DF
Portal Minero